La muestra “Los géneros. Los límites del crecimiento” se acerca a los problemas medioambientales de la sociedad global

La exposición, que podrá verse hasta el 11 de noviembre, se acerca a la realidad del desarrollo sostenible

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

La muestra “Los géneros. Los límites del crecimiento”, que se exhibe en la Sala de Exposiciones Alcalá 31, se acerca a los problemas medioambientales de la sociedad global. Un total de siete intervenciones confeccionadas por nueve artistas que se acercan a la realidad del desarrollo sostenible conforman la oferta de esta exposición, organizada por la Obra Social Caja Madrid, que podrá verse hasta el 11 de noviembre.

El origen de “Los géneros. Los límites del crecimiento” parte de dos influencias: Por un lado del estudio, de homónimo título, publicado en 1972 en el que se extendió la idea de la sostenibilidad aplicada al crecimiento económico en un planeta con recursos limitados. Por otra, del libro “La sociedad del riesgo global”, publicado en 2002, que afirma que la naturaleza está sometida.

Las obras que se exhiben reflejan la naturaleza y el paisaje desde la perspectiva actual. El coordinador del ciclo, José Marín-Merino destaca que “los cambios en la estética del arte provienen de la evolución de la temática de la pintura desde el siglo XIX a la actualidad”. En concreto, el desnudo se ha cambiado por los problemas de identidad; el paisaje por lo mediambiental; y la naturaleza muerta por los elementos de instalaciones.

OBRAS “VIVAS”

Los artistas Raffaella Spagna y Andrea Caretto basan su trabajo en lo que se podría denominar “naturaleza de supermercado”. Su obra consiste en “resucitar vegetales” declaró Spagna, quien además explicó que, en el interior de carritos de compra, mezcla tierra y sales para que “los alimentos puedan revivir en su entorno original”.

Federico Guzmán muestra un trabajo tridimensional en el que aborda el tema del libre comercio. Sus obras parten de una performance que realizó el pasado año en Cali, en la que una apisonadora se acerca a un montón de fruta para aplastarla. “El resultado fue sorprendente: la gente retiraba la fruta, no querían que se estropeara”, destacó el artista. Para la exposición ha preparado dos esculturas de apisonadoras repletas de plátanos, cerezas, manzanas y moras.

VIDEO Y FOTOGRAFÍA

Además de elementos vivos, en la muestra pueden verse proyecciones e imágenes como las que realizó Sergio Belinchón. El artista fotografió seis construcciones humanas que representan “el turismo masivo y depredador que se basa en la sobreexplotación”, asegura el comisario de la muestra, Juan A. Álvarez Reyes. Además, recuperó unas imágenes de una película que encontró en el Rastro, en la que dos mujeres viajan a “los lugares típicos”. La unión de estos dos elementos manifiesta “una crítica a la sociedad de consumo”, comenta el comisario.

Ibon Aranberi se fija en lo particular para crear su instalación. “La política hidráulica que transforma un paisaje ecológico en uno destructivo”, declaró Álvarez Reyes, quien además explicó que “el autor pretende mostrar las dos caras de la realidad: grandes edificios contra grandes destrozos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *