Investigadores de la Universidad de Navarra realizan descubrimientos sobre la evolución del campo magnético terrestre

PAMPLONA, 30 (EUROPA PRESS)

Científicos del departamento de Física y Matemática Aplicada de la Universidad de Navarra han realizado descubrimientos que ayudan a comprender la evolución del campo magnético terrestre, Un campo que no permanece inmutable, sino que históricamente ha intercambiado la posición de los polos Norte-Sur de una manera aleatoria.

En concreto, el trabajo de los investigadores de la Facultad de Ciencias Javier Burguete y Alberto de la Torre revela inversiones de flujos que ayudan a entender ese comportamiento. Sus resultados han sido publicados en Physical Review Letters, revista editada por la sociedad americana de física y considerada una de las de mayor impacto en este campo, según informó la Universidad de Navarra en un comunicado.

Estos físicos forman parte del grupo de Magnetohidrodinámica (ciencia que estudia la interacción de fluidos conductores con el magnetismo) de la Universidad de Navarra, que trabaja en un proyecto para entender cómo aparecen estos campos en los cuerpos astronómicos. “Comprender cómo evoluciona el campo magnético de la Tierra y del Sol es importante: afecta tanto a los seres vivos -actúa de escudo frente a radiaciones cósmicas- como a las telecomunicaciones”, explica Javier Burguete, quien afirma que en la actualidad no se comprende bien el mecanismo que da origen a estos campos ni cómo cambiarán en el futuro.

Los científicos de la Universidad de Navarra estudian los campos magnéticos en fluidos en movimiento, intentando reproducir el comportamiento de la Tierra, donde el campo es generado por el movimiento del hierro fundido del núcleo.

De este modo, el trabajo publicado en Physical Review Letters analiza el movimiento de vórtices -estructuras tipo remolino- en fluidos, mostrando que el flujo presenta inversiones entre dos configuraciones simétricas que se producen de forma aleatoria. “Este mecanismo podría estar detrás -al menos en parte- de los cambios observados en el magnetismo terrestre a lo largo de su historia”, señala Javier Burguete.

Según este profesor, la investigación podría tener aplicación en el estudio del campo magnético del Sol, de la Tierra y de otros planetas, “así como en procesos de purificación de metales (por ejemplo, aluminio), en reacciones químicas con electrolitos, en el movimiento de la sangre en campos magnéticos intensos, y en general, en cualquier situación donde un líquido conductor se mueva en un campo magnético”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *