APEC.- Los países del APEC se comprometen a reducir las emisiones energéticas en las próximas tres décadas

Los 21 países representados en el Foro firman la Declaración de Sídney, que emerge como el plan que sucederá al Protocolo de Kioto

SÍDNEY, 8 (EP/AP)

Los líderes mundiales participantes en el Foro de Cooperación de Países de Asia-Pacífico (APEC) emitieron hoy una declaración por la que se comprometen a intentar reducir sus emisiones energéticas para combatir el calentamiento global y en la que reconocen que el mundo necesita “ralentizar, detener y finalmente revertir” el “efecto invernadero y desarrollar políticas de reforestación para proteger el medio ambiente.

El anfitrión de la cumbre que se ha desarrollado en Sídney, el primer ministro australiano John Howard, anunció el texto final que de ahora en adelante se conocerá como la Declaración de Sídney sobre el Cambio Climático, Seguridad Energética y Desarrollo Limpio. En ella, según Howard, se refleja el deseo del APEC de controlar el calentamiento global sin desdeñar el crecimiento económico de los países en vías de desarrollo.

Los miembros del APEC se comprometen así a reducir en un 25 por ciento la llamada “intensidad energética” –que es la cantidad mínima de energía necesaria para producir una unidad de crecimiento económico– para el 2030. La declaración también solicita que se incremente en 20 millones de hectáreas la extensión de los bosques en todo el mundo para el próximo 2020. Además, el texto sugiere que, de ahora en adelante, cualquier tipo de negociación en el marco del cambio climático tenga lugar bajo el auspicio de Naciones Unidas, atendiendo así a una de las principales demandas de los países en vías de desarrollo participantes en la cumbre.

De esta forma, la declaración se convertirá en el programa a seguir cuando, en 2012, expire el actual plan de medidas para la protección del medio ambiente, el Protocolo de Kioto. No obstante, ningún objetivo reflejado en el texto final, presentado por Howard, es vinculante, sino que es fruto de un consenso, y su adopción es completamente voluntaria.

De todas maneras, la presentación de la declaración es una victoria para todos aquellos países que, tras la última cumbre de Naciones Unidas en Bali (Indonesia) celebrada el pasado diciembre, solicitaron la creación de un nuevo protocolo medioambiental, así como la convocatoria de una nueva cumbre protagonizada por los principales emisores de gases contaminantes en Estados Unidos, que tendrá lugar a finales de este mes.

La declaración, finalmente, reconoce “responsabilidades comunes, pero diferentes” a la hora de combatir el cambio climático. Una frase que implica que las naciones más ricas deberán asumir una mayor carga financiera a la hora reducir sus niveles de contaminación.

Los 21 miembros del APEC, entre los que se incluyen algunos de los países más contaminantes del mundo –Estados Unidos, Rusia, China, Japón–, conforman el 60 por ciento de la demanda energética global, y generan en torno a la misma cuota de polución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *