Naturalistas apuntan al uso de venenos y los parques eólicos con las mayores amenazas para la supervivencia de buitres

MÉRIDA, 12 (EUROPA PRESS)

La utilización de venenos y la proliferación de parques eólicos son las principales amenazas para la supervivencia del buitre en los espacios naturales de España, según se recoge en las conclusiones de las III Jornadas sobre Buitres, a las que tuvo acceso Europa Press.

Estas jornadas, celebradas los días 9 al 13 de julio en Plasencia (Cáceres), contaron con la participación de 61 personas entre alumnos y ponentes, además de otros siete naturalistas, y suponen la continuación a los encuentros celebrados en Ávila, en 2001, y Barbastro (Huesca), en 2004.

Entre las conclusiones, se destaca a estos animales por la “importante función” que desempeñan en el medio natural, dado que “hacen posible el mantenimiento de un tipo de ganadería extensiva muy favorable a la naturaleza y al hombre”.

También por se resalta su capacidad para eliminar el campo de “miles y miles de cadáveres de la forma más natural, barata, tradicional y sanitaria que se pueda imaginar”.

En cuanto a las amenazas para la supervivencia de la especia, se pone de manifiesto que cuestiones ya denunciadas anteriormente se han agravado, por lo que se remarca la necesidad de “resolver ciertos problemas antes de que sea demasiado tarde”, indica el resumen de las conclusiones.

“Tanto el uso ilegal del veneno, como la instalación de parques eólicos en sitios inadecuados se han generalizado de forma alarmante”, continúa el documento, lo que ha provocado que se esté “echando por tierra muchos logros de conservación en las últimas décadas”.

Otros problemas “nada despreciables”, indica, son la electrocución y la colisión de las aves en los tendidos eléctricos, la destrucción del hábitat, las molestias humanas y la falta de sensibilización.

Por otro lado, en las jornadas se ha reconocido el “gran esfuerzo desarrollado, en favor de los buitres y la vida salvaje, por muchas personas y entidades”, y asimismo están dedicadas a algunos “grandes naturalistas” fallecidos recientemente –entre ellos se destaca a David Gómez y su mujer e hijas, y el suizo daniel Magnenat–.

Asimismo están dedicadas a los guardas de WWF/Adena en el refugio de Montejo y a todos los guardas y naturalistas que “dedican sus vidas generosamente, superando muchas incomprensiones y dificultades, a defender la vida silvestre y nuestro valioso matrimonio natural”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *