El aprovechamiento de las renovables resulta “clave” en el equilibrio energético, según un experto

NUREMBERG, 27 (De la enviada especial de EUROPA PRESS, Laura Martín)

El responsable de la División de Generación de Energía de Siemens (Siemens Power Generation), Nicholas Vortmeyer, defendió hoy el aprovechamiento de las energías renovables si se quiere mantener un equilibrio racional en el sector, pese “al dominio” de las fuentes derivadas del petróleo, el carbón y el gas natural, “que continuará”.

Durante su ponencia, “Energía limpia: los desafíos del futuro” en el marco del encuentro “Siemens Media Summit 2007” en Nuremberg (Alemania), Vortmeyer recordó que casi el 25% de las emisiones de CO2 de todo el mundo provienen de la generación de energía eléctrica, y que por tanto “es necesaria tecnología más avanzada”.

Este experto dejó claros tres mensajes: primero, “la tarea principal es combinar todas las posibilidades que tenemos y aumentar esa eficacia”, en segundo lugar, estudiar cómo se puede cubrir la demanda energética sin quemar carbón, que emite demasiado CO2 y en tercer lugar, “usar tecnología como las nuevas turbinas que tienen un rendimiento mucho mayor del conocido hasta ahora”.

El responsable de Siemens confió en que en 2020 la contribución de las energías renovables aumente al 5% (en vez del 3,5% del pasado año), pero a pesar de este aumento “también esperamos un fuerte crecimiento del consumo y que siga dominando tanto el carbón y el petróleo, como el gas natural”. Aún así, y para que esta cuota sea mas o menos estable, “necesitamos fomentar el aprovechamiento de las renovables”, insistió.

Este es, a su juicio, un objetivo que se puede alcanzar: instalando componentes en las centrales tradicionales para un mejor aprovechamiento de la energía, desarrollando opciones tecnologías para seguir reduciendo el CO2 en las centrales tradicionales, y ampliando los desarrollos en el campo de la energía eólica.

Las centrales de hoy en día, con la tecnología punta de la que disponen, consiguen una reducción de emisiones de CO2 de un 20%, con un ahorro total de 10 millones de toneladas por año, que incluso “podría conseguirse adaptando las centrales termoeléctricas de los años 80 con la nueva tecnología”.

Por su parte, el miembro de consejo empresarial de Siemens, Christian Urbanke, que clausuró las exposiciones finales sobre uso eficiente de la energia, sostuvo que el secreto “es distribuir la energía con las mínimas pérdidas posibles”.

Asimismo, consideró que la transmisión de este tipo de energía ha experimentado “grandes avances” y puso algunos ejemplos, en Alemania y en otros países como India, sobre cómo reducir al máximo las pérdidas de energía a la hora de su transporte, algo “tan fundamental” como la propia eficiencia energética y la reducción de las emisiones, y “otro importante reto”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *