Jaime I.- El premio de Protección del Medio Ambiente dice que recibir el galardón es un “gran honor” por su “prestigio”

VALENCIA, 19 (EUROPA PRESS)

El doctor en Química Analítica Damiá Barceló, que fue galardonado hoy con el Premio Jaime I de Proteción del Medio Ambiente, agradeció la concesión de esta distinción y afirmó que supone un “gran honor” recibir un galardón que definió como el “más prestigioso” de España en materia de medio ambiente.

Barceló es profesor de investigación y jefe del departamento de Química Ambiental del Instituto de Investigaciones Químicas y Ambientales de Barcelona del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y su trabajo se centra en el desarrollo de métodos de control y eliminación de “contaminantes emergentes” de las aguas residuales y naturales, como son los fármacos, según explicó a Europa Press.

Indicó que las autoridades “ya controlan los contaminantes regulados, pero yo estoy trabajando en los no regulados” como son los medicamentos que “van a parar al río y que representan un problema ambiental”. Señaló que su investigación está orientada a “encontrar estos nuevos contaminantes y ver cómo se comportan y cómo se pueden eliminar”.

Barceló apuntó que, de esta manera, se ayuda a la Administración hidráulica y a las compañías hídricas para que los contaminantes “no pasen al agua de beber y no afecten a los peces”. Explicó que el problema de estas sustancias es que no se eliminan con el tratamiento secundario normal y van a parar al agua de río. Indicó que la mayoría de los fármacos contaminantes proceden de su eliminación por la orina por parte del ser humano, y al respecto, recomendó la reducción de las dosis que se toman siempre que sea posible.

Al respecto, emplazó a “invertir en más tecnología y en depurar mejor el agua residual”. Señaló que el problema de la contaminación por fármacos es que a las personas “no les puedes decir que no tomen medicamentos”, por lo que es “muy difícil parar las fuentes de contaminación”. El investigador catalán también señaló que estos productos “pueden afectar a la fecundidad de los peces”.

Explicó que hay más de cien fármacos que están en el agua, si bien señaló que es necesario recoger información “sobre lo que tenemos” y apuntó que en la Comunitat Valenciana “no se conoce mucho” lo que hay.

Manifestó que su equipo descubrió a finales de los 90 el “cambio de sexo” de las carpas en el río Ebro por efecto de la contaminación química.

Barceló, de 53 años, se encuentra en estos momentos en Bruselas como miembro del jurado de los premios EURYI 2006 –European Young Investigator Awards– que se conceden a jóvenes investigadores europeos y están dotados con más de un millón de euros para cada galardonado.

Su carrera docente se ha desarrollado en los departamentos de Química Analítica de la Universidad de Barcelona y la Facultad de Farmacia de Oporto (Portugal). Es miembro del Editorial Advisory Board, el Institut d”Estudis Catalans y tiene una amplia experiencia en comités internacionales y gestión de I+D.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *