La CE dice que la desaladora de Torrevieja respeta la legislación medioambiental europea

Asegura que el Gobierno valenciano no ha presentado ninguna queja

BRUSELAS, 26 (EUROPA PRESS)

El comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas, considera que la desaladora de Torrevieja (Alicante) respeta la legislación medioambiental comunitaria y por ello está recibiendo financiación de la UE. El Ejecutivo comunitario no ha recibido ninguna queja sobre este proyecto.

Dimas facilitó estos datos en una respuesta escrita a una pregunta pregunta parlamentaria presentada por el eurodiputado de Izquierda Unida, Willy Meyer en la que éste se refería al anuncio realizado por el Gobierno valenciano a finales del año pasado de que presentaría una denuncia contra el proyecto ante la UE por su impacto sobre el parque natural de las lagunas de La Mata y Torrevieja.

“Por lo que se refiere a la desaladora de Torrevieja, se ha aprobado que reciba ayudas de los fondos estructurales europeos porque ha cumplido con los requisitos normativos. Hasta la fecha, la Comisión no ha recibido ninguna queja sobre esta desaladora”, señala Dimas en su contestación a Meyer.

El comisario de Medio Ambiente recuerda que es “una condición sine qua non” que los proyectos financiados por los fondos estructurales respeten toda la legislación comunitaria aplicable, incluyendo la relativa al medio ambiente. “Si se confirmara una violación de las reglas comunitarias, la financiación en cuestión se retiraría y se recuperaría el dinero que ya se ha entregado”, añade Dimas.

Si una planta desaladora corre el riesgo de tener un impacto negativo en un espacio protegido por la red Natura 2000 –prosigue la respuesta– debería realizarse, según establece la directiva de hábitats, una completa evaluación de impacto y poner en marcha las medidas compensatorias necesarias para paliar los daños.

El conseller de Territorio y Vivienda valenciano, Esteban González Pons, anunció el 28 de diciembre de 2006 su intención de denunciar la desaladora de Torrevieja ante la Comisión Europea por su impacto sobre las lagunas de la Mata y Torrevieja y sobre las praderas de posidonia marina costeras. La Generalitat valenciana se ha enfrentado desde entonces con el Gobierno para tratar de paralizar el proyecto.

En su pregunta a Dimas, Meyer se interesa también por la desaladora de Cabanes-Orpesa, que a su juicio es “más peligrosa” que la de Torrevieja y que afectará también a las praderas de posidonia costeras de la zona y a la reserva natural Prat de Cabanes-Torreblanca.

El comisario de Medio Ambiente responde que “sobre la base de la información suministrada, no hay pruebas claras de que los requisitos de la directiva de hábitats no hayan sido respetados por lo que, en este momento, la Comisión no va a tomar ninguna medida”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *