La UE se olvida de los costes sociales de su propuesta de reducción de las emisiones, según Acea

BRUSELAS, 10 (EUROPA PRESS)

La propuesta de reducción de las emisiones de gases contaminantes de los vehículos presentada por la Comisión Europea el pasado 7 de febrero y modificada recientemente se olvida de partes cruciales como los costes sociales y las consecuencias económicas que provocarán estas medidas, según indicó el secretario general de la Asociación Europea de Constructores de Automóviles (Acea), Ivan Hodac.

El secretario general de Acea resaltó que la valoración del impacto de esta medida orientada a disminuir las toneladas de dióxido de carbono emitidas por los vehículos a la atmósfera se basa en un estudio propio realizado por los asesores de la Comisión Europea.

En este sentido, subrayó que este organismo no debería centrar esta iniciativa medioambiental en la mejora tecnológica de los vehículos, ya que no tiene un coste aceptable para las compañías. También criticó que esta normativa no recoge los costes que supondrá para la industria del automóvil y la repercusión que tendrá sobre los consumidores.

Por otra parte, Acea destacó que la industria de la automoción ha solicitado a la Comisión Europea que tome en cuenta los diferentes estudios sobre el impacto de la disminución de los gases contaminantes realizados por otros actores involucrados.

“Apoyamos totalmente el objetivo de la Unión Europea de alcanzar unas emisiones medias de 120 gramos por kilómetro en 2012. Pero el coste efectivo es la clave, puede hacerse más por el medio ambiente con menores costes para la sociedad”, añadió el secretario general de Acea.

Además, instó a la Comisión Europea a que combine sus esfuerzos con el resto de partes involucradas para reducir las emisiones contaminantes, pero no sólo a través de las mejoras tecnológicas de los automóviles sino también en el estilo de conducción, en los impuestos, en los combustibles o en la mejora de la infraestructuras.

Por último, Hodac indicó que el sector de la automoción “es clave” para la economía europea, puesto que sustenta a 12 millones de personas en todo el continente y es la industria que más invierte en investigación y desarrollo, con un 5% de su facturación, que se sitúa en cerca de 20.000 millones de euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *