El Gobierno de Aragón edita las obras completas de Ramón y Cajal por el centenario de la concesión del Nobel

ZARAGOZA, 10 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de Aragón ha editado tres libros con las obras completas de Santiago Ramón y Cajal con motivo del centenario de la concesión del Premio Nobel de Fisiología y Medicina, y como acto de clausura del mismo. Los tres libros, de carácter divulgativo, desvelan la faceta literaria de Ramón y Cajal, mucho menos conocida que la científica.

El catedrático de Literatura de la Universidad de Zaragoza, José Carlos Mainer, explicó en rueda de prensa que Ramón y Cajal “era un sabio caracterizado por su esfuerzo investigador y su tenacidad, pero además era un intelectual que se sentía obligado moralmente a dar su opinión sobre los hechos que sacudieron España a finales del siglo XIX”.

Mainer participó hoy en la presentación de los ejemplares junto con el viceconsejero de Educación, Cultura y Deporte, Juan José Vázquez; el gerente de Prames, Modesto Pascau; y la nieta del Premio Nobel, María Ángeles Ramón y Cajal, que tuvo lugar en el Instituto de Educación Secundaria (IES) Ramón y Cajal de Zaragoza.

La curiosidad de Ramón y Cajal le llevó a investigar sobre todos los campos de su tiempo. Asistió a la creación del ferrocarril, la fotografía o la electricidad, entre otros avances. El viceconsejero de Educación, Cultura y Deporte, Juan José Vázquez, explicó que “no sólo era científico, sino que también era un intelectual comprometido con la sociedad, que tenía en mente la renovación del sistema educativo”.

“Este siglo XXI, la “era del cerebro”, basado en construir sistemas filosóficos y en el desarrollo de las palabras, tiene su base en los pensamientos y estudios de Ramón y Cajal”, aseguró el viceconsejero de Educación.

Los 1.500 ejemplares que saldrán a la venta están editados por Prames, y se enmarcan dentro de la colección “Las Tres Sorores”, compuesta por más de 70 títulos. El gerente de Prames, Modesto Pascau manifestó que “la familia puso como condición para la publicación de estas memorias que fueran de calidad y económicamente asequibles” y “nos terminaron de convencer para embarcarnos en el proyecto”.

OBRAS COMPLETAS

El primero de estos ejemplares, “Mi infancia y juventud. El mundo visto a los ochenta años”, descubre, en su primera parte, los primeros años de vida de Ramón y Cajal, mirándose a sí mismo “como objeto de análisis científico”, avanzó Mainer. “El libro es muy expresivo respecto a cómo Cajal no fue feliz siendo niño”, aseguró.

“El mundo visto a los ochenta años” se divide en cuatro partes, “Las tribulaciones del anciano”, “Los cambios del ambiente físico y moral”, “Las teorías de la senectud y de la muerte” y “Los paliativos y consuelos de la senectud”.

En el segundo tomo, “Charlas de café. Cuentos de vacaciones”, Cajal se atreve a opinar sobre lo divino y lo humano –el ajedrez, los galicismos o su presunta misoginia, entre otros–, además de incluir una serie de textos que nos dan una idea fiable de cómo pensaba el aragonés.

“Mi abuelo fue un gran científico y un ser extraordinario, y no era misógino en absoluto”, afirmó María Ángeles Ramón y Cajal, refiriéndose a la fama de misógino que le precedía. Descubrió la fotografía y le fascinó, así que “se puso a estudiar química, que nunca le había gustado, para seguir aprendiendo”, añadió.

El tercero de los libros, “Fotografía de los colores”, “nos revela, a través del entusiasmo con que está escrito, que el motor de Cajal fue siempre la fuerza de voluntad, y nos enseña además su visión, más allá de los tiempos que le tocó vivir”, declaró Mainer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *