Clima.- Los bosques tropicales de la Amazonía podrían convertirse en sabanas a mitad de siglo por el cambio climático

BRUSELAS, 6 (EUROPA PRESS)

El cambio climático está teniendo ya fuertes efectos y a un ritmo mucho mayor de lo previsto en los ecosistemas, recursos hídricos y zonas costeras de todo el mundo. En concreto, en América Latina esos cambios podrían provocar que para mitad de este siglo los bosques tropicales del este de la Amazonía se transformen en sabanas.

Así se desprende del segundo informe de grupo intergubernamental de expertos de Naciones Unidas presentado hoy en Bruselas, bajo el título “Impacto, Adaptación y Vulnerabilidad”, con los principales resultados obtenidos después de una semana de trabajos.

De hecho, ante el aumento de las temperaturas y la consecuente disminución de los recursos hídricos en la región, los expertos vaticinan que esos cambios podrían conllevar una significativa pérdida de biodiversidad en zonas tropicales del continente por la extinción de algunas especies.

Además, advierten que la vegetación de zonas semiáridas tenderá a ser reemplazada por especies típicas de lugares más áridos. Y en esas regiones más secas, el cambio climático provocará la “salinización y desertificación” de tierras rurales. Como consecuencia, se prevé que la productividad de algunos cultivos y la actividad ganadera baje, lo que traerá consecuencias negativas para la seguridad alimentaria.

Otro de los efectos del cambio climático será el aumento del nivel del mar, con el consiguiente riesgo de inundaciones en las zonas costeras. Además, los expertos advierten que la subida de las temperaturas de la superficie del mar tendrá consecuencias “adversas” en los arrecifes de coral de Mesoamérica.

En otro punto del informe, los expertos aseguran que los cambios en las pautas de precipitación y la desaparición de los glaciares tendrán efectos importantes especialmente en las reservas de agua potable para consumo humano, aunque también disminuirán las de uso para la agricultura y para generación de energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *