China/España.- El impulsor de CosmoCaixa ofrece su visión museística en China

BEIJING, 2 (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Débora Altit)

El director del Área de Ciencia de Medio Ambiente de la Fundación La Caixa e impulsor del museo científico CosmoCaixa, Jorge Wagensberg, se encuentra estos días en la capital china para asesorar a las autoridades locales en la construcción de su próximo Museo de la Ciencia, cuya inauguración está prevista para el año 2009.

“Llegué el viernes y hemos tenidos tres días de trabajo intensivos, reuniéndonos con los representantes chinos durante 12 horas diarias un comité de asesores internacionales de Chicago, Bruselas y Montreal, además de mí”, señaló Wagensberg, que explicó que este segundo viaje que realiza a Beijing ha servido para “afinar poco a poco” ideas sobre cómo debe ser el museo del siglo XXI.

El museo de la Ciencia beijinés, cuya construcción al menos sí estará finalizada a tiempo para los Juegos Olímpicos tendrá, según Wagensberg, profesor también de la Facultad de Física de la Universidad de Barcelona, 30.000 metros cuadrados dedicados a las áreas de exposición; es decir, alrededor del doble que CosmoCaixa. Y estará dividido en siete grandes zonas, entre las que contará con un espacio importante la aportación de la milenaria cultura china al conocimiento científico y tecnológico.

“Pero se mostrará de una forma moderna, no como simples objetos en una vitrina. Estará por ejemplo un sismógrafo del siglo XIII. Y la pieza original estará ahí, pero también se creará una escenografía alrededor para explicar cómo se ha evolucionado de esos aparatos a las tecnologías modernas. De casi cada cosa hay un ejemplo milenario chino, y este país cuenta con una comunidad científica potentísima y muy interesante”, indicó.

El museo de Beijing también contará con una idea original china (“algo que no existe y que me ha gustado mucho”, dice Wagensberg), consistente en dedicar un espacio a los grandes retos del futuro.

El representante de CosmoCaixa, modelo por el cual se han interesado museos de Asia, América y Europa, comenta que la “museografía se está inventando en este momento”, y que la aportación genuina del museo catalán ha sido combinar el objeto (típico de los museos tradicionales, donde aparecían colocados en vitrinas) con el fenómeno (propio de una suerte de museos científicos de segunda generación), creando un diálogo por el que se han mostrado muy interesados los chinos.

“Y usar mucho la belleza. Los museos tradicionalmente son muy feos, y hay que crear atmósferas creíbles, agradables, que estimulen la conversación entre los visitantes, y no el comentario típico de “nos vemos en la cafetería en una hora””, comentó Wagensberg, que también se opone al concepto de los museos de estética infantil, que terminan provocando el rechazo en adultos y también en niños.

Wagensberg, que regresará mañana a España, ofrece además esta tarde en la sede del Instituto Cervantes de Beijing una conferencia bajo el título de “Cuando la naturaleza copia a Gaudí” sobre la función y la forma en la naturaleza y en las obras del arquitecto catalán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *