México.- Descubren en la península mexicana del Yucatán la cueva subacuática más larga del mundo

CIUDAD DE MÉXICO, 6 (EP/AP)

Un par de buzos extranjeros en la península de Yucatán afirmaron este lunes que han descubierto pasadizos subterráneos que constituyen el sistema de cuevas subacuáticas más largo del mundo.

El espeleólogo británico Steve Bogaerts dice que él y el alemán Robbie Schmittner hallaron pasadizos subterráneos inundados que conectaban dos sistemas de cuevas ya conocidos, un descubrimiento que pone de relieve la interconexión y vulnerabilidad del sistema de aguas subterráneas del Yucatán.

El presidente de la Sociedad Espeleológica Nacional de Estados Unidos –una asociación no gubernamental que sigue la pista de las exploraciones–, Gene Melton, confirmó el descubrimiento.

Durante miles de años, los mayas dependieron del agua hallada en cuevas y lagos formados por sumideros, lugares donde se derrumbaban los techos de las cavernas y afloraba el agua.

Estos lagos se encuentran por toda la península de Yucatán, que se ha convertido en uno de los lugares turísticos de mayor crecimiento en el mundo.

Bogaerts dice que sus exploraciones descubrieron una conexión entre las cuevas Nohoch Nah Chich y el sistema Sac Actun, cuya longitud total es de 153 kilómetros. La conexión demuestra que muchos de esos abrevaderos aparentemente aislados forman parte de un sistema único mucho mayor.

“Lo importante es que la gente comprenda la interconexión”, dijo Bogaerts, “Son tantos los sistemas de cuevas que si se produce contaminación en un área, se puede extender ampliamente por todo el sistema”.

Bogaerts y Schmittner dedicaron cuatro años a recorrer todo el sistema. Algunos pasadizos eran “lo suficientemente grandes para que pasara un jumbo jet”, mientras otros eran tan estrechos que los buzos debían quitarse los tanques de oxígeno.

El descubrimiento más importante –el pasadizo que conecta Nohoch Nah Chich (“La pajarera gigante” en maya) y Sac Actun (“Cueva blanca”)– se produjo el 23 de enero.

El profesor de geología en la Universidad de Florida, Jonathan Martín, dijo que el descubrimiento –que aún no ha aparecido en las revistas científicas– parecía factible dadas las formaciones geológicas de Yucatán.

Bogaerts dijo que probablemente existen otras conexiones, sobre todo con las cuevas Dos Ojos, que miden unos 58 kilómetros.

“Tenemos bastante certeza de que existe una conexión y confiamos que podremos hallarla en un futuro no muy lejano”, afirmó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *