Investigadores estadounidenses identifican una nueva especie de dinosaurio

CLEVELAND, 4 (EP/AP)

Investigadores del Museo de Historia Natural de Cleveland acaban de anunciar el descubrimiento de una especie de dinosaurio, el Albertaceratops nesmoi, un eslabón hasta ahora perdido de la cadena evolutiva de los dinosaurios herbívoros con cornamenta.

Hasta ahora se conocían especies de dinosaurios cornudos antiguas, con astas muy grandes, y especies relativamente más modernas, con cuernos pequeños. El Albertaceratops, una especie con cuernos de tamaño mediano, similares a los de un brazo humano, viene así a acabar con este misterio, aseguran los expertos.

Esta nueva especie, similar al triceratops, tenía diez millones de años antes de la aparición de estos últimos una cornamenta muy similar.

El encargado de paleontología vertebrada del Museo, Michael Ryan, hizo público este descubrimiento en la edición de este mes del “Journal of Paleontology”. El fósil que sirve para respaldar sus tesis fue hallado hace seis años en el sur de Alberta, en Canadá, a donde viajó Ryan recién graduado de la Universidad de Calgary.

“Es un hallazgo de una importancia incuestionable”, aseguró Peter Dodson, un paleontólogo de la Universidad de Pennsylvania. “Se trata del abuelo o tío-abuelo de la extensa familia de dinosaurios con cornamenta que surgieron después”, afirmó.

El nombre de la nueva especie, Albertaceratops nesmoi, tiene que ver con el lugar donde fueron desenterrados los fósiles, Alberta, y con el nombre de un granjero que vivía cerca de Manyberries, Cecil Nesmo, quien ayudó a los paleontólogos a encontrar los fósiles.

La criatura tenía unos seis metros de largo y vivió hace 78 millones de años. El dinosaurio cornudo más antiguo descubierto en Norteamérica es el Zuniceratops una especie de larga cornamenta que data de hace 90 millones de años.

Uno de los descubridores del Zuniceratops, Jim Kirkland, también respaldó la teoría del eslabón perdido entre los dinosaurios de larga cornamenta y los de corta cornamenta y aseguró que él ya predijo que un hallazgo similar al de Ryan se produciría. “Mira por dónde, la teoría de la evolución funciona”, afirmó Kirkland.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *