Hasta 17 terremotos se registraron cerca a las costas onubenses desde el que se notó el 12 de febrero

HUELVA, 28 (EUROPA PRESS)

Hasta un total de 17 terremotos se registraron cerca a las costas onubenses, en la zona comprendida entre el Cabo de San Vicente y el Golfo de Cádiz, desde el que se dejó notar en la provincia el pasado 12 de febrero con una magnitud de 5,9 en la escala Ritcher.

Según los datos del Instituto Geográfico Nacional, a los que ha tenido acceso Europa Press, de los sismos registrados, once se localizaron en el entorno del Cabo de San Vicente, por cinco registrados en el Golfo de Cádiz, si bien el pasado 15 de febrero se registró uno en la localidad de Palos de la Frontera (Huelva) que, no obstante, no se sintió al tener una magnitud de 2,1 en la escala Ritcher, aunque una profundidad de 21 puntos.

Las magnitudes de los terremotos registrados en el Cabo de San Vicente oscilaron entre el 1.9 del más leve hasta el 4.5 en el más agresivo, registrado el pasado 21 de febrero, día de gran actividad sísmica en la zona, con un total de tres localizados en el entorno del Cabo de San Vicente y dos en el Golfo de Cádiz.

Una vez superado el terremoto del pasado 12 de febrero, con epicentro en el Cabo de San Vicente (Portugal) y que se sintió en “casi toda Andalucía”, con diversas incidencias en Huelva, Sevilla y Cádiz, aunque sin daños, y también sentido en Madrid, Extremadura, Zamora, Salamanca y Ciudad Real, los expertos tranquilizaron a la población onubense.

En este sentido, el profesor del Departamento de Geodinámica y Paleontología de la Universidad de Huelva Francisco Manuel Alonso Chaves destacó, sobre este terremoto, que hubo avisos previos al movimiento sísmico, cuyas ondas, según dijo, “llegaron en cuestión de 20 minutos a todas las esquinas del planeta”. “El fenómeno sísmico ha viajado a través de todo el planeta y ha llegado hasta las Antípodas”, puntualizó el experto.

Asimismo, Alonso Chaves aseguró que “un ciudadano tiene 30 minutos para reaccionar desde el momento en que se inicia el movimiento sísmico”, y recomendó “situarse diez o 12 metros por encima del nivel del mar”. Aún así, alertó de que “el planeta se está rasgando debido a los terremotos, que cada vez son más frecuentes”.

Por último, consideró “positivo” el movimiento sísmico del 12 de febrero porque “permitió liberar la energía acumulada en esa zona, por lo que esto da un respiro y permite pensar que no se producirá otro terremoto como estas características hasta dentro de 30 ó 40 años”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *