Narbona pide retrasar hasta 2013 el establecimiento de topes a las emisiones de las aerolíneas

La mayoría de Estados miembros pide que la norma afecte al mismo tiempo a todos los vuelos con origen o destino en un aeropuerto de la UE

BRUSELAS, 20 (EUROPA PRESS)

La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, pidió hoy que se retrase la inclusión de la aviación civil en el sistema comunitario de comercio de emisiones de CO2 hasta el año 2013, en lugar de hacerlo en 2011 como pedía la Comisión Europea, porque esta fecha sería “muy difícil de gestionar”.

La inclusión de la aviación civil en el mercado de emisiones significa que se fijará un tope de permisos de contaminación a las aerolíneas basado en el promedio de emisiones entre 2004 y 2006, y las que lo superen tendrán que comprar derechos suplementarios en el mercado. Esta iniciativa podría encarecer el precio de los billetes de ida y vuelta hasta 40 euros, según el estudio de impacto realizado por Bruselas.

Durante el primer debate sobre el texto celebrado este martes en el Consejo de Medio Ambiente, Narbona señaló que España apoya el “fondo” de la propuesta del Ejecutivo comunitario pero abogó por retrasar su puesta en práctica hasta 2013, fecha en que está previsto revisar la directiva sobre comercio de emisiones.

“Hacerlo con anterioridad, hacerlo el año 2011, sería muy difícil de gestionar y esta es una propuesta del máximo interés que tiene que ser analizada en el ámbito internacional porque estamos hablando de una actividad que involucra a países receptores y de origen más allá de las fronteras de la Unión Europea”, dijo la ministra de Medio Ambiente.

Asimismo, reclamó que se tenga en cuenta a la hora de fijar los topes de emisiones a las aerolíneas “el carácter ultraperiférico del archipiélago canario y también el carácter insular o específico en el caso de Baleares, Ceuta y Melilla”, aunque se mostró plenamente de acuerdo en la necesidad de “reducir la contaminación del sector de la aviación”.

La propuesta de España de retrasar hasta 2013 la inclusión de la aviación civil en el sistema de comercio de emisiones sólo recibió el apoyo de Polonia durante el Consejo de Medio Ambiente. Otros Estados miembros, como Portugal, Italia y Grecia pidieron

“excepciones” para las regiones periféricas para no penalizar a sus habitantes, y Chipre y Malta reclamaron también que se tenga en cuenta su carácter de islas alejadas del centro de Europa.

En general, el plan de fijar topes a las emisiones de las aerolíneas fue respaldada los Veintisiete, aunque la mayoría de Estados miembros rechazaron el enfoque en dos etapas previsto por la Comisión, según el cual los vuelos intracomunitarios entrarán en el mercado de emisiones en 2011 y el resto lo hará un año más tarde, y pidieron que se incluyan al mismo tiempo todos los vuelos con origen o destino en un aeropuerto de la UE.

Reino Unido, Italia, Irlanda, Dinamarca, Luxemburgo o República Checa se encuentran entre los países que abogaron por incluir todos los vuelos al mismo tiempo para evitar penalizar a las compañías europeas frente a las procedentes de terceros países.

También la mayoría de países aceptó que se fijen criterios comunes para distribuir los permisos de contaminación entre las aerolíneas y que en una primera etapa sólo se establezcan topes para las emisiones de CO2 y no al resto de sustancias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *