El PE pide un objetivo obligatorio más ambicioso de reducción de las emisiones de CO2 de los coches

ESTRASBURGO, 14 (EUROPA PRESS)

El Parlamento Europeo aprobó hoy una resolución sobre el cambio climático en el que reclama un objetivo más ambicioso de reducción de las emisiones de los coches. Los

eurodiputados exigieron que se imponga a la industria automovilística por ley un límite de 120 gramos de CO2 por kilómetro en 2012, en lugar de los 130 gramos que propuso la semana pasada la Comisión.

El Ejecutivo comunitario quería lograr el objetivo de 120 gramos con otras medidas complementarias, como el uso de biocarburantes o mejoras en los sistemas de neumático y aire acondicionado de los vehículos, que aportarían una reducción de 10 gramos. Pero la Eurocámara pide que sean los fabricantes los que carguen con toda la reducción.

La resolución aboga además por que la UE asuma un recorte incondicional del 30% en sus emisiones globales de efecto invernadero en 2020 en comparación a los niveles de 1990, en lugar del 20% pedido por Bruselas. Este 30% deberían aceptarlo también todos los países industrializados en las negociaciones internacionales para sustituir el protocolo de Kyoto, mientras que para 2050 la disminución debería situarse entre el 60 y el 80%.

El Parlamento considera que la propuesta del Ejecutivo comunitario de un objetivo obligatorio para las energías renovables del 20% sobre el conjunto de la producción energética en 2020 es un buen punto de partida, pero pide aumentarlo al 25%, y lamenta que no haya objetivos individuales para cada uno de los sectores, especialmente los de generación eléctrica y calefacción y aire acondicionado.

Los eurodiputados también piden que se aumente la proporción de biocarburantes al 12,5% en 2020, en lugar del 10% propuesto por la Comisión. Señalan en cualquier caso que la producción de biofueles no debe hacerse a expensas de los alimentos, ni agravar la deforestación.

Asimismo, la resolución reclama medidas de eficiencia energética que vayan más allá del objetivo del 20% de ahorro energético en 2020 presentado por Bruselas. A juicio del Parlamento, sería también positivo un sistema de incentivos fiscales para favorecer a las tecnologías que no emitan dióxido de carbono, para las que habría que proponerse que produzcan el 60% de la electricidad en 2020.

Finalmente, la Eurocámara plantea que la reducción de emisiones no debe conducir a otras amenazas como la proliferación nuclear o el terrorismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *