Instituciones Penitenciarias exportará a cárceles de toda España el Aula de la Naturaleza de la Diputación de Córdoba

CORDOBA, 7 (EUROPA PRESS)

La Dirección General de Instituciones Penitenciarias y la Junta de Andalucía han cerrado un acuerdo para exportar a cárceles de todo España la denominada Aula de la Naturaleza, que se viene desarrollando en el Centro Penitenciario de Córdoba desde 2001, en base a la idea de un grupo ecologista y con el respaldo constante de la Diputación cordobesa.

Según explicaron hoy en rueda de prensa el presidente de la Diputación de Córdoba, Francisco Pulido (PSOE); el responsable del Aula de la Naturaleza y presidente de Acción Ecologista Guadalquivir, Bartolomé Olivares, y la subdirectora de Tratamiento de la prisión cordobesa, Yolanda González, lo que se pretende es desarrollar en aquellos centros penitenciarios que reúnan las condiciones adecuadas para ello el llamado Proyecto Cepel, una iniciativa que viene a “complementar, mejorar y exportar a otras prisiones del país la idea del Aula de la Naturaleza”.

Así, el Proyecto Cepel incluirá un Aula de Sensibilización Ambiental, un Aula de Formación y Capacitación Medioambiental y una Acción de Agricultura Ecológica (huerto ecológico), siendo ésta última medida el origen del Aula de la Naturaleza ya desarrollada en Córdoba, aunque, tras seis años de actividad continuada, los resultados obtenidos, que se han recogido en un libro presentado hoy, han ido más allá.

En este sentido, según subrayó el presidente de la Diputación cordobesa, Francisco Pulido, “se ha utilizado la sensibilización, la formación y el trabajo de los internos, en relación con el conocimiento y la protección del medio ambiente, para construir sociedad, para darle una mayor oportunidad al gran objetivo de la reinserción social”.

Los frutos obtenidos con el Aula de la Naturaleza, “y no sólo los recolectados en el huerto de la prisión de Córdoba, sino también aquellos no tangibles” de los que se han beneficiado los internos implicados en el proyecto, según detalló hoy Antonio, uno de los reclusos que ha participado en el Aula de Córdoba, son los que a partir de ahora se quieren reforzar y además exportar a otras cárceles, yendo así hacia un proceso de “centros penitenciarios eco-lógicos”.

La idea es dotar al mayor número posible de internos de conocimientos generales relacionados con el medio ambiente y la sociedad, consiguiendo que éstos adquieran conocimientos y conciencia para desarrollar y compartir comportamientos saludables y sostenibles.

De igual modo, se pretende dar inicio a una formación ocupacional de calidad y necesaria, con amplia proyección laboral, destinada a cubrir posibles vacantes dentro de los nuevos yacimientos de empleo, y por ello este espacio estará destinado exclusivamente a internos muy motivados y seleccionados.

Por último, la acción productiva será la aplicación directa de los conocimientos aprendidos en las aulas, dentro y fuera de las fronteras de cada prisión. En este caso las actividades estarán muy relacionadas con acciones productivas concretas, comenzando por un huerto ecológico en el propio centro penitenciario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *