La CE fijará un límite de 120 gr/km a las emisiones de los coches, pero no todo el recorte recaerá en la tecnología

BRUSELAS, 6 (EUROPA PRESS)

La Comisión Europea presentará mañana una propuesta legislativa para reducir a 120 gramos por kilómetro las emisiones de CO2 de los coches en 2012, aunque este recorte obligatorio no recaerá totalmente sobre la tecnología de los coches, sino que se completará con cuestiones como un mayor uso de biocarburantes, según anunció hoy el presidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso.

“Vamos a presentar una legislación vinculante para el objetivo de 120 gramos por kilómetro. Al mismo tiempo vamos a hacerlo de manera que no pongamos toda la carga sobre la tecnología de los coches. Es un enfoque integrado que tendrá en cuenta otros temas, no sólo la tecnología de los coches, sino también la eficiencia del carburante, nuevos biofueles, y otros aspectos”, dijo Barroso en una comparecencia ante una asamblea de eurodiputados y parlamentarios nacionales para discutir sobre la estrategia de reformas de Lisboa.

Según avanza este martes el rotativo británico “Financial Times”, la industria automovilística estará obligada a recortar las emisiones en 130 gr/km, mientras que el esfuerzo para alcanzar los 10 gramos restantes corresponderá a la mejora de los carburantes.

Durao Barroso recordó que la propia industria suscribió un acuerdo voluntario para alcanzar el objetivo de 120 gr/km que “no se está cumpliendo”. “Siempre preferimos los acuerdos voluntarios a la legislación, pero cuando los acuerdos voluntarios no funcionan tenemos que proponer legislación”, señaló.

El presidente de la Comisión calificó la propuesta que se presentará mañana de “ambiciosa y realista” y dijo que hay que tener en cuenta que “la industria automovilística es una de las más importantes en Europa, en Alemania, en Francia, en Italia, en España, en muchos de los nuevos Estados miembros”.

“Cuando hablamos de la industria del automóvil, tenemos que pensar en los puestos de trabajo de los empleados de la industria, y quiero que la industria se adapte a los más altos estándares en el mundo y se hará, pero quiero darles el tiempo necesario para mantener nuestra industria en Europa y que sea competitiva”, explicó a los parlamentarios.

La propuesta para recortar las emisiones de los coches ha provocado un duro enfrentamiento en el seno del Ejecutivo comunitario, que obligó incluso a retrasar su presentación, inicialmente prevista para el 24 de enero. Mientras que el comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas, era partidario de mantener el objetivo de 120 gr/km para la tecnología, el responsable de Industria, Gúnter Verheugen, defendió siempre una mayor flexibilidad.

La industria automovilística europea, y especialmente la alemana, ha ejercido también una gran presión sobre la Comisión para suavizar sus propuestas alegando que ponían en riesgo su competitividad. En el debate ha participado incluso la canciller alemana Ángela Merkel, que se opuso a la imposición de límites estrictos para los coches.

El portavoz del Ejecutivo comunitario, Johannes Laitenberger, auguró que el texto final obtendrá un “respaldo sólido” del colegio de comisarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *