Clima.- 113 países se ponen de acuerdo para presentar un informe que vincula el cambio climático a la actividad humana

PARÍS, 1 (EP/AP)

Representantes de 113 países acordaron presentar mañana un informe internacional –de 12 a 15 páginas, editado en inglés y posteriormente traducido a cinco lenguas más– en el que conste seguramente la relación “más que probable” entre el cambio climático y la actividad humana, según convergieron varios delegados al margen de la Conferencia sobre Cambio Climático, celebrada en París, lo que equivale a atribuir el 90 por ciento de la responsabilidad del cambio climático a la acción humana.

Esta consideración constituye “un paso grande”, en palabras del jefe de Departamento de Cambio Climático del Instituto Hidrometeorológico Checo, Jan Pretel, quien espera que “la declaración sea contundente” en este sentido.

Por su parte, decenas de científicos y expertos han participado en la elaboración del nuevo informe a puerta cerrada en partir de sendas reuniones en la capital francesa e impulsado en el marco del Comité Intergubernamental sobre el Cambio Climático. Éste será dado a conocer mañana, después de que haya sido aprobado de forma unánime por todas las delegaciones y, a pesar de no ser vinculante, pretende influir en las políticas de los Gobiernos y empresarios en todo el mundo.

“Espero que los políticos sean convencidos con este mensaje”, subrayó la delegada de Kiribati, Riibeta Abeta, tras constatar que el informe pretende que éstos “que tomen medidas” para combatir el cambio climático.

Asimismo, el informe hará hincapié en que el calentamiento de la tierra y el cambio climático han contribuido al aumento de sequías, inundaciones, ciclones, tormentas tropicales –éstas sobre todo en las dos Américas– y huracanes.

En este sentido, los expertos predicen un aumento de temperaturas entre el 1,5 y el 5,8 grados centígrados a la altura de 2100, así como un incremento en los niveles del mar, sin que puedan predecir a priori el volumen de hielo que se derretirá tanto en Groenlandia como en la Antártida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *