Francia.- Un grupo de 500 expertos analiza esta semana en la sede de la UNESCO en París el cambio climático del planeta

PARIS, 29 (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Aída Palau)

Los especialistas del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC), intregrado por climatólogos, paleontólogos y glaciólogos, se reúne a partir de hoy en la sede de la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en París, para analizar los peligros del recalentamiento de la tierra. El viernes presentarán un informe con el que esperan que los gobiernos adopten medidas drásticas para reducir las emisiones de gas a al atmósfera.

El informe, en el que han participado 1.000 investigadores, constituye una verdadera “biblia” de constataciones e incertitudes sobre el cambio climático.

Según este grupo de expertos, es imposible explicar el calentamiento de la tierra sólo por razones naturales, es decir, erupciones volcánicas o variaciones de la radiación solar. Para entender el fenómeno se tiene que integrar el aumento de emisiones de gases con efecto invernadero por la combustión de energías fósiles, petróleo o carbón desde el inicio de la era industrial.

El IPCC advierte de que desde 1900, la temperatura promedio de la Tierra ha subido 0,8º, medio grado desde los años 70. El calentamiento de la tierra es más acusado en los polos y puede alcanzar valores dos o tres veces superiores en el Polo Norte.

En cuanto al nivel del mar, los océanos subieron entre 10 y 20 centímetros durante el siglo XX. Los graciares se están deshaciendo, la superficie del océano se calienta y el suelo helado de Canadá o Siberia se funde.

Todos estos fenónemos, según los científicos, son signos evidentes del cambio climático. Sin embargo, los expertos ignoran las consecuencias de los mismos y alertan sobre una posible progresión exponencial del efecto invernadero con temperaturas altas que de momento son imprevisibles.

Hay muchos interrogantes que se abren como la posibilidad de que los océanos, al calentarse, emitan más vapor de agua y en lugar de captar CO2 comienzen a liberar gas carbónico.

Por otro lado, están disminuyendo las corrientes profundas del Atlántico con lo que la Corriente del Golfo que suaviza las costas europesas podrían pararse.

El suelo podría empezar a liberar CO2 en lugar de retenerlo a causa del deshielo de los suelos nevados. Con la fundición total del hielo que cubre Groenlandia, el nivel de los océanos aumentaría siete metros, y si aumentara uno más, Nueva York y Londres se verían amenazadas y el 17% de Bangladesh quedaríq cubierto.

Para frenar el cambio climático del planeta, los ecologistas insisten en que es necesario cambiar nuestros hábitos de vida. Es por ello que el próximo 1 de febrero, la Alianza por el Planeta que agrupa a las principales asociaciones ecologistas francesas, ha pedido a los ciudadanos que apagen las luces entre las 19:55 y las 20:00.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *