Los cirujanos logran extirpar el tumor facial gigante de un niño guineano

BARCELONA, 20 (EUROPA PRESS)

Los cirujanos de la Clínica Cima y Mediterránea de Barcelona, dirigidos por Iván Mañero, lograron ayer extirpar con éxito un tumor vascular gigante de la cara de un niño guineano de seis años, tras más de ocho horas de intervención.

El tumor, que a pesar de ser benigno hacía peligrar la vida del pequeño, había crecido hasta alcanzar grandes dimensiones tras aparecerle en la mejilla hace unos dos años.

Según explicó hoy a Europa Press Iván Mañero, la operación contaba con dificultades debido, en primer lugar, a que este tipo de tumores acumulan mucha sangre y, tratándose de un niño, la cantidad es aún mayor al tener la cabeza proporcionalmente más grande que el cuerpo. No obstante, en este sentido no hubo ninguna dificultad durante la intervención.

También era un reto el que la intervención no afectara a los músculos faciales del niño, para que pudiera volver a llevar una vida normal en su país. Según Mañero, este propósito también se consiguió.

La operación debía extraer el tumor completamente, y fue en este punto en el que el equipo médico encontró más dificultades puesto que “la parte más alta del tumor tocaba parte de la fosa craneal”, lo que no se podía apreciar en la resonancia, y “existía el peligro de que hubiera una comunicación con la fosa temporal e intracraneal”, que podía provocar que algún vaso empezara a sangrar en el interior del cráneo.

ÉXITO.

No obstante, según aseveró el cirujano, se controló este inconveniente y “se pudo extraer el tumor en su totalidad”, lo que le permitió afirmar que “la operación ha ido muy bien, ha sido un éxito, mucho mejor de lo que me esperaba”.

Asimismo, Mañero apuntó que practicaron un tipo de incisión como la de los “liftings”, por detrás de la oreja, para evitar dejar cicatrices en la cara del menor, a pesar de que este tipo de corte complicara, en principio, el trabajo de los médicos.

El niño guineano, Marcial N.D., de seis años, se despertó bien y pasó “buena noche”, según el cirujano, sin excesivos dolores. Al curarle la herida no sangró y se le pudieron sacar los drenajes. Seguramente se le dé el alta médica el lunes.

Durante el período de recuperación, que será de aproximadamente un mes, y que el niño pasará en Barcelona, los músculos y tejidos deberán ir ocupando progresivamente el lugar que tenían antes de que el tumor apareciera, creciera y los desplazara.

Los padres, que continúan en Guinea, fueron informados del éxito de la operación y, según señaló Mañero, permanecen “tranquilos” a la espera de que vuelva su hijo.

En la operación, que empezó a las 10 horas de ayer y terminó alrededor de las 18 horas, intervinieron cuatro cirujanos, un anestesista y dos enfermeras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *