La catástrofe forestal de Galicia permite a investigadores estudiar un hongo regenerador de la naturaleza

SEVILLA, 8 (EUROPA PRESS)

La magnitud de los incendios que arrasaron los bosques gallegos el pasado verano va a permitir a un equipo de investigadores de la Universidad de Sevilla estudiar un hongo anaranjado denominado neurospora que podría estar relacionado con la regeneración vegetal y que, por lo tanto, intervendría en la recuperación de la superficie quemada.

Según explicó a Europa Press el director del grupo de investigación genética que dirige este estudio, Luis Corrochano, el estudio tratará de averiguar el porqué de la aparición de este hongo de forma abundante en Galicia tras los incendios de verano para analizar en qué manera puede ayudar a la regeneración de una determinada zona vegetal y así “resucitar la naturaleza quemada”.

“La desgracia de Galicia, con todo lo que ocurrió allí, puede servir para algo positivo y sacar beneficio de esa catástrofe para investigar esta especie en un área concreta; es muy poco usual que se produzcan incendios con tal magnitud y quizá, si no se hubieran producido tantos incendios en una área concreta este verano, no hubiera sido posible estudiarlo”, apuntó Corrochano.

El estudio se encuentra en una primera fase inicial de catalogación de muestras y, en una fase posterior, se procederá a investigar el mecanismo que lleva a la regeneración. En principio, se baraja que los nutrientes que quedan atrapados en las vegetaciones tras el fuego vuelvan a estar disponibles gracias a la actividad de este tipo de hongo, que crece alimentándose de la materia quemada y permite que se vaya restableciendo la cadena alimentaria del ecosistema.

Además, la labor de este equipo en su estudio sobre esta especie, que hasta hace poco se asignaba exclusivamente a zonas tropicales, ha permitido conocer que tiene una distribución geográfica más amplia. Por ello, las muestras de neurosporas tomadas en Galicia permitirán reconstruir su historia natural en España. “Hemos aprovechado lo sucedido este verano para intentar recolectar esta especie e intentar comprender su evolución y también cómo puede ayudar a la regeneración”, expuso Corrochano.

El estudio, financiado por el Ministerio de Educación y Ciencia y en el que trabajan investigadores de la Universidad de Sevilla y de la Universidad estadounidense de Stanford (California), tiene este objetivo no obstante a largo plazo. De hecho, el objeto de la investigación, de título “Colección y caracterización de estirpes silvestres del hongo neurospora en España. Un hongo modelo para la industria agroalimentaria” es su utilización como pigmento natural frente a los de laboratorio en la industria alimentaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *