Empresas.-Bayer colaborará en un estudio sobre el efecto del “Glucobay” en la prevención de patologías cardiovasculares

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

La compañía farmacéutica Bayer ha anunciado que colaborará en un estudio prospectivo para investigar los efectos de la arcabosa, un medicamento para el tratamiento de la diabetes tipo 2, comercializado por la empresa bajo el nombre de “Glucobay”. El análisis, que se realizará a lo largo de 2007, estudiará los efectos de este fármaco en la prevención de la enfermedad cardiovascular recurrente y en la diabetes tipo 2 en individuos.

La noticia, publicada por Bayer en un comunicado, se hacía eco del anuncio que los copresidentes del grupo independiente que se encargará de la investigación hicieron durante el XIX Congreso Mundial de la Federación Internacional de Diabetes celebrado en Ciudad del Cabo (Sudáfrica).

Así, según Bayer, el estudio evaluará, como objetivo principal, el efecto de la acarbosa sobre la aparición de nuevos eventos cardiovasculares y analizará, como variable secundaria, la aparición de diabetes tipo 2. Las pruebas, cuyos resultados estarán listos, previsiblemente, en 2012, tendrán un diseño aleatorizado y controlado con placebo, con una muestra de unos 6.500 pacientes con enfermedades coronarias y prediabetes, de 70 centros en China y Hong Kong.

El nuevo estudio parte de las investigaciones “Heart Survey” y “China Heart Survey”, cuyos datos han establecido una “estrecha relación entre la enfermedad coronaria y la disglicemia”. Ambos sondeos han animado a estrechar la colaboración entre endocrinos y cardiólogos para mejorar el diagnóstico y tratamiento de ambas enfermdades.

En este caso, el análisis será dirigido por Profesor Rury Holman (Universidad de Oxford, Unidad de Ensayos Diabéticos) y el Profesor Pan Chang-Yu (Universidad de Pekín) y los ensayos estáran coordinados por la Unidad de Ensayos Diabéticos de la Universidad de Oxford, que establecerá una oficina de proyecto en China.

“Este estudio, realizado en colaboración con Bayer HealthCare, proporciona una importante oportunidad para confirmar los hallazgos cardiovasculares del estudio STOP-NIDDM”, señaló el profesor Holman en relación a los datos del Estudio para Prevenir la Diabetes Mellitus No Insulino Dependiente. En aquel caso, los resultados concluyeron que la Acarbosa reduce significativamente el riesgo de progresión de prediabetes a diabetes tipo 2 en un 36% y reduce significativamente el riesgo de un primer evento cardiovascular en un 49%, incluyendo una reducción del 91% del riesgo de infarto de miocardio.

Los participantes de este estudio deberán tener, al menos, 50 años, sufrir una enfermedad coronaria confirmada y haber mostrado intolerancia a la glucosa para poder formar parte del estudio. Los pacientes recibirán la terapia estándar para el tratamiento de su enfermedad cardiovascular durante el análisis y serán atendidos en visitas regulares en las cuáles se evaluarán parámetros psicológicos y de seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *