Economía/Empresas- El Consejo de Seguridad Nuclear descarta que los viajeros de British respirasen o ingiriesen polonio

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

El director técnico de Protección Radiológica del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Juan Carlos Lentijo, explicó hoy que para que los viajeros que utilizaron alguno de los aviones de la compañía British Airways en los que se ha detectado radiación pudiesen haberse contaminado tendrían que haber incorporado el polonio a su organismo por vía respiratoria o ingiriéndolo, porque sus emisiones son “de corto alcance”, por lo que descartó la aparición de casos numerosos.

Asimismo, afirmó que según las informaciones que las autoridades británicas están haciendo llegar al Consejo, las cantidades encontradas son “bajísimas, se limitan a trazas”, lo que reduce considerablemente los riesgos.

No obstante, aclaró que por el momento no existe absoluta certeza de que el isótopo radiactivo sea el polonio, con el que se ha relacionado el suceso debido al reciente fallecimiento de un ex-espía ruso envenenado con esta sustancia, ni se tiene conocimiento por parte de los expertos españoles de la vía de exposición, aunque se está a la espera de que los investigadores británicos comuniquen que indicios fueron los que les llevaron hasta los tres aviones que han sido retirados.

De confirmarse que se trata de polonio, habría que tener en cuenta que puede aparecer en forma de polvo, disuelto en agua o en forma de sustrato depositado, que produce emisiones alfa, que son de corto alcance y que para exponerse a la radiación debe incorporarse al organismo vía respiratoria o ingerido.

Este panorama descarta la aparición masiva de casos, con lo que la mayoría de los viajeros que tomaron alguno de aquellos vuelos “no tendrán que hacer nada especial”. Si aparece alguno, “serán pocos”, y menos aún los que tendrán que someterse a los complejos análisis para determinar el grado de radiación que en España realiza el Ciemat.

El Consejo de Seguridad Nuclear es el asesor técnico de las autoridades sanitarias españolas en esta materia, ya que “de haber algún problema, sería de salud pública”, y mantendrá contacto permanente con las autoridades británicas y con el Consejo de Energía Atómica hasta que se resuelva la situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *