Pacientes respaldan la administración de la hormona del crecimiento “a largo plazo” en enfermos carentes de ella

BARCELONA, 22 (EUROPA PRESS)

Expertos y pacientes abogaron hoy por la administración “a largo plazo” de la hormona del crecimiento a largo plazo en enfermos que carecen de ella en el marco de la celebración de la Jornada sobre Déficit de la Hormona de Crecimiento que se celebra en Barcelona.

Esta enfermedad, considerada rara, se caracteriza por la falta de producción en el organismo de la hormona del crecimiento generada por una glándula que se encuentra en el cerebro y se conoce con el nombre de hipófisis.

El presidente de la Asociación de Pacientes Deficitarios de GH, Antonio Liger, señaló que “hasta fechas recientes disponíamos de datos sobre el papel de la hormona a corto plazo” y “nuevos estudios han mostrado que esta hormona es también eficaz a largo plazo” y “no produce ningún tipo de efecto negativo”, añadió.

Según Liger, “los especialistas tanto nacionales como internacionales recomiendan su utilización durante toda la vida del paciente ajustando la dosis a la edad del paciente”.

Sin embargo, “estas recomendaciones contrastan con la situación que viven algunos afectados, mayores de 60 años, a los que en determinadas comunidades no se les dispensa el tratamiento”, señaló Liger.

En este sentido, explicó que “como principal argumento se señala que en la ficha técnica se afirma que no hay experiencia que justifique su aplicación en estas edades”.

Con todo, los pacientes y médicos reunidos en la jornada reclamaron el acceso a los tratamientos sin trabas administrativas. Para Liger, el tratamiento con la hormona del crecimiento es fundamental para los enfermos, “ya que nos permite recuperar nuestra vida normal”.

“El cansancio, la dificultad para concentrarse, los trastornos del sueño, los problemas de movilidad tiene a desaparecer con el tratamiento”, señaló, al tiempo que observó que “se ha comprobado que disminuye la mortalidad”.

Se calcula que en el déficit de la hormona del crecimiento afecta a 40 personas por cada millón de habitantes. En España, se estima que entre unas 2.000 y 3.000 personas adultas sufren este trastorno y no se dispone de datos acerca de la incidencia en niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *