El cambio de hora provocará alteraciones neurológicas y biológicas, según un experto

Un neurólogo sugiere que los estudios económicos favorables al cambio tengan en cuenta también “las horas de trabajo perdidas”

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

La ruptura de los ritmos biológicos provocados por el cambio de hora “da lugar a una serie de alteraciones no sólo neurológicas sino, en general, biológicas”, según el consultor de Neurología en el Hospital San Camilo y profesor de Neurología de la Universidad Complutense, Eduardo Varela de Seijas.

En este sentido, señaló que hay grupos que son más susceptibles ante estas rupturas biológicas y mencionó el caso de aquel enfermo que “muestra predisposición a tener fases depresivas, que tiene dolores de cabeza, jaquecas o migrañas”, pues éste “es más susceptible ante la ruptura de ese ritmo vital”.

En declaraciones a Europa Press Televisión, el doctor Varela precisó además que “el paciente jaquecoso o migrañoso tiene con más facilidad dolores de cabeza” después una ruptura “del ritmo biológico”, principal consecuencia del cambio de horario.

El consejo de este experto para conseguir que el impacto del cambio de hora sea el menor en los días posteriores es “entrar poco a poco en el nuevo horario” y fijar las horas nocturnas del comienzo del sueño de forma “escalonada, no a una hora justa”.

Cuestionado sobre el hecho de que sean los niños, más que los adultos, quienes puedan sufrir en mayor medida el cambio horario, el neurólogo sugirió que “más que la diferencia por edades, se trata de la predisposición genética que –las personas– pueden tener”. Se trata de “acostumbrarse al nuevo biorritmo o no”, aseveró.

Mientras, en cuanto a los grupos que son más susceptibles a tener modificaciones y alteraciones biológicas, el doctor mencionó a “los trabajadores que tienen jornadas partidas”, puesto que “ese ritmo equivoca al ritmo biológico y da lugar a alteraciones psicológicas y neurológicas”.

Por otro lado, indicó que en el caso de las personas “que trabajan de noche y llevan ya un tiempo prolongado, su biorritmo se ha acostumbrado a ello y son menos susceptible” a sufrir alteraciones.

TENER EN CUENTA EL GASTO LABORAL ADEMÁS DEL ENERGÉTICO

El doctor Varela se preguntó si en estas situaciones de cambio de hora los estudios económicos que van en favor de la modificación horaria “se tienen en cuenta lo que supone también de horas de trabajo perdidas”.

En este sentido, mencionó, por ejemplo, “al enfermo migrañoso que inmediatamente –del cambio horario– tiene un absentismo laboral porque se agudizan sus migrañas o el paciente con una enfermedad inmunológica en la cual también puede producirse una alteración” como consecuencia de la modificación horaria.

Así, además de tener en cuenta los factores económicos derivados del consumo energético a la hora de hacer estas modificaciones en el reloj, habría que considerar “los factores de salud y en qué momento existe más absentismo debido a esa ruptura de los ritmos”.

Según el neurólogo, “las cuentas tendrían que hacerse considerando todos los factores, no sólo los factores económicos inmediatos, sino las repercusiones que tienen” en cuestiones como el absentismo laboral. “Probablemente nos llevaríamos la sorpresa de que el ahorro no es tanto”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *