Un pesquero de Cedeira (La Coruña) encuentra el fósil de un cetáceo que podría tener 10 millones de años

FERROL, 4 (EUROPA PRESS)

El pesquero de Cedeira (La Coruña) “O Novo Richard” encontró un fósil de cetáceo que podría tener una antigúedad de 10 millones de años. El ejemplar fue encontrado entre las redes del barco que faenaba en el caladero de A Selva y entregado a la Sociedade Galega de Historia Natural (SGHN) de Ferrol por la pescadería “Lano”.

Juan Ignacio Díaz da Silva, portavoz de mamíferos marinos de la SGHN, explicó que ya se conocía la presencia de este tipo de fósiles en la zona pero que es “el primer cráneo que aparece entero, aunque fracturado en tres trozos en perfecto estado”.

Se trata de una especie de la familia de los zifios, una familia que deriva de los Basilosaurios y que se conforma como tal en el período Mioceno Temprano –hace unos 20 millones de años–.

No obstante, el ejemplar que se expondrá en el SGHN podría pertenecer al Mioceno Tardío o Plioceno –entre 5 y 10 millones de años–, el período en el que se fueron conformando las grandes cordilleras y comenzaron a aparecer los primeros primates antecesores del hombre como el Australopithecus.

EJEMPLAR DESCONOCIDO

Díaz da Silva apuntó que podríamos hablar de “fósiles recientes” pero que no se puede determinar la especie porque “aún no estaban definidas”. En este sentido, añadió que los cetáceos actuales se formaron después del Plioceno y que el fósil encontrado cuenta con “ciertas similitudes” con ellos pero la morfología es “diferente”.

El portavoz de mamíferos marinos explicó que la pieza encontrada goza de un valor científico “muy alto” puesto que se trata de un ejemplar “no estudiado por la ciencia” que aún no ha sido denominado. Por ello, la intención es “informar de la presencia de este animal” por si alguien “lo quiere estudiar”, así como “reconstruirlo y exponerlo” en el Museo de la Naturaleza de Ferrol.

Aunque por el momento se desconoce de si se trataba de un ejemplar joven o adulto, el cráneo encontrado podría pertenecer a un animal de unos “3,8-4 metros de longitud”, según determinó Díaz da Silva.

A SELVA

El cráneo que llegó enredado en el aparejo de “O Novo Richard” fue encontrado en una zona de “gran calidad paleontológica y nada estudiada” debido a su difícil acceso, a unos “300 metros de profundidad del caladero conocido como A Selva”.

El lugar, a 40 millas de cabo Prior en el océano Atlántico, toma este nombre entre los pescadores debido a la habitual aparición de piezas redondas que se asemejan a “troncos de árboles” y que en realidad son “discos de vértebras de ballenas”, explicó Díaz da Silva.

Asimismo, apuntó que de este lugar llegan frecuentemente “restos de arqueocetos –cetáceos primitivo–” como la mandíbula de un “squalodon” de aproximadamente unos 15 millones de años encontrada hace años.

Al margen de la aparición de un ejemplar desconocido para la ciencia “que será la estrella de la exposición”, Juan Ignacio Díaz da Silva aseguró que este yacimiento marino adquiere “gran relevancia e importancia científica” para el conocimiento de la historia natural puesto que el estudio paleontológico sobre los cetáceos “es escasísimo”.

Al mismo tiempo, apuntó que la información procede de “dos yacimientos que están en tierra firme” como el de Pakistán y el de la Patagonia y no hay ningún yacimiento marino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *