Llega con éxito la primera misión de la Agencia Espacial Europea a la Luna

BERLÍN, 3 (EP/AP)

La primera misión de la Agencia Espacial Europea (ESA) a la Luna finalizó hoy con éxito, después de que impactara la sonda SMART-1 a las 7:41 horas en el satélite.

De esta manera finaliza una misión de tres años que tiene como objetivo recabar datos sobre la superficie lunar y probar un nuevo motor diseñado para impulsar naves espaciales hacia Mercurio y otros planetas.

La sonda SMART-1 de la Agencia Espacial Europea (ESA) alcanzó su objetivo en una planicie volcánica llamada “Lago de la Excelencia” a las 07:41 hora española, en una órbita cada vez más baja a medida que realizaba su aproximación final a 7.200 kilómetros por hora.

Los observatorios captaron desde la Tierra las imágenes del impacto y la nube de escombros resultante. Está previsto que la sonda proporcione información sobre los minerales que se encontraban en el sitio del impacto.

Sin embargo, incluso antes de que concluyera la misión, la ESA ya festejaba el logro de la meta principal: una prueba exitosa del motor de iones, el cual espera emplear en misiones interplanetarias del futuro, tal como la misión Beppi Colombo a Mercurio -conjunta con la agencia espacial japonesa- cuyo lanzamiento está programado para el año 2013.

“El principal objetivo de esta misión era probar la propulsión de iones”, dijo Gerhard Schwehm, director de la misión. “Este es un medio muy eficiente para trasladar una nave espacial a través de distancias largas con una masa de combustible muy pequeña. Funcionó realmente bien”, afirmó.

En lugar de quemar combustible para cohetes, el motor PPS-1350 de la firma aeroespacial francesa Snecma genera un flujo de átomos cargados eléctricamente llamados iones. Ello crea cantidades minúsculas de propulsión, apenas lo suficiente como para sostener una tarjeta postal en el aire.

Con ese impulso pequeño y constante, la SMART-1 (siglas de Small Missions for Advanced Research in Technology – Misiones Pequeñas para la Investigación Avanzada de Tecnología) llegó a la Luna en 14 meses, acelerando gradualmente y elevando su órbita alrededor de la Tierra hasta que fue lo suficientemente alta como para ser atraída por la gravedad lunar.

La SMART-1 fue puesta en órbita empleando un cohete Ariane-5 lanzado desde Kourou (Guyana Francesa), el 27 de septiembre de 2003. En comparación, la primera misión tripulada a la Luna, el Apolo XI, tardó 76 horas en alcanzar la órbita lunar en 1969.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *