Expertos universitarios investigan en Cádiz la desalación de agua marina para paliar el déficit de recursos hídricos

SEVILLA, 21 (EUROPA PRESS)

El grupo de expertos de la Universidad de Cádiz sobre “Tecnología del Medio Ambiente” estudia la reutilización y desalación de aguas “como una forma de cubrir el déficit de recursos hídricos tradicionales”.

Según informó el portal “Andalucía Investiga” en un comunicado remitido a Europa Press, concretamente, dentro de esta línea de investigación estos expertos desarrollan el proyecto de excelencia “Estudio de los mecanismos de ensuciamiento de membranas de ósmosis inversa en la regeneración y desalación de aguas”, dirigido por José María Quiroga y dotado con una financiación de 108.400 euros por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa.

Las fuentes recordaron que la desalación “consiste en separar la sal del agua y de esta forma se puede conseguir que las aguas de mar o salobres puedan emplearse para el abastecimiento humano, agrícola o industrial”. Para lograr este fin, una de las tecnologías más extendida en la actualidad es la ósmosis inversa, objeto de la investigación del profesor José María Quiroga.

Explicaron que la ósmosis inversa “trata de invertir el fenómeno de la ósmosis natural aplicando una presión elevada a la disolución que tiene más alta concentración salina y forzar así un caudal inverso a través de una membrana semipermeable, que separa el agua de la sal”.

El objetivo general que se plantea el equipo del profesor Quiroga en este proyecto es “estudiar los procesos desencadenantes del ensuciamiento coloidal y microbiológico en las membranas de ósmosis inversa empleadas para la desalación de aguas de mar, que permitirá obtener un agua que pueda ser empleada en diferentes usos”.

Las fuentes resaltaron el hecho de que el conocimiento de los procesos objeto de este proyecto “servirá para un mayor uso de esta tecnología y para un abaratamiento del agua producida”.

Así, “los beneficios del estudio supondrán un avance de tipo científico –conocimiento del proceso de ensuciamiento de las membranas–; técnico –ya que permitirá el diseño de mejores y más resistentes membranas al proceso de ensuciamiento–; operacional –puesto que hará posible a las empresas que gestionan este tipo de plantas la utilización de mejores secuencias de lavado–; y ambiental –nuevas fuentes de agua y una gestión adecuada del recurso–“, afirmó el profesor Quiroga.

Además, las fuentes resaltaron que “gracias a este estudio se podrán mejorar diversos aspectos de la gestión y ciclo integral del agua, lo que repercutirá en el desarrollo ambiental y económico de la comunidad andaluza, además de la exportación de conocimiento a otros países”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *