Ciencia.- Un equipo de científicos norteamericanos identifica el gen que permite el desarrollo evolutivo del cerebro

WASHINGTON, 17 (EP/AP)

Un grupo de científicos cree haber hallado un gen crucial que ayudó al cerebro humano a evolucionar desde sus antepasados similares a los chimpancés.

En pocos millones de años, un área del genoma humano parece haber evolucionado 70 veces más rápidamente que el resto de nuestro código genético. Aparentemente cumple una función en la veloz triplicación del tamaño de la corteza, el área crucial del cerebro, según un artículo publicado el jueves en la revista “Nature”.

Uno de los autores, David Haussler, director del Centro de Ciencia e Ingeniería Biomolecular de la Universidad de California en Santa Cruz, dijo que su equipo encontró fuertes indicios de que el gen llamado HAR1F podría dar respuestas al interrogante: “¿Por qué los seres humanos tienen un cerebro más grande que los demás primates?” El cerebro humano es tres veces más grande que el del chimpancé?.

Al estudiar las 49 áreas que han registrado mayores cambios entre los genomas humano y chimpancé, Haussler se concentró en una que había experimentado “un cambio muy drástico en un lapso relativamente breve”.

Ese gen apareció hace 300 millones de años y solamente en mamíferos y aves, no en peces ni en invertebrados. Pero luego no cambió mucho. Hay solo dos diferencias en ese gen entre un simio y un pollo, dijo Haussler. Pero hay 18 diferencias en ese gen entre el ser humano y el chimpancé, y aparentemente todas suceden en el desarrollo del hombre, acotó.

Andrew Clark, profesor de la Universidad Cornell que no participó del estudio, dijo que de ser cierto, el descubrimiento sería “tremendamente prometedor”.

Pero el cambio fue tan veloz, que Clark dice que le resulta difícil creerlo a menos que sucediera algo desusado durante la mutación. No es parte de la evolución normal, dijo. Haussler atribuyó el cambio tan drástico al hecho de que el hombre bajó de los árboles y caminó erecto. Y no se trata sólo de los cambios en el gen. También interesa su relación con la corteza cerebral, donde suceden algunas de las funciones más complejas tales como el lenguaje y el procesamiento de información.

Los científicos aún no conocen la función concreta de ese gen. Pero sí saben que se enciende en el feto humano siete semanas después de la concepción y se apaga en la semana 19, dijo Haussler.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *