Un nuevo tratamiento láser para la hiperplasia benigna de prostata reduce el tiempo quirúrgico y de recuperación

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El Hospital San José de Madrid, de USP Hospitales, presentó hoy un nuevo láser para tratar la hiperplasia benigna de próstata que reduce el tiempo quirúrgico y de recuperación, lo que permite una reincorporación inmediata a la vida cotidiana. El equipo de especialistas en el láser urológico de dicho hospital realizó hoy cinco intervenciones quirúrgicas con este nuevo sistema, del que sólo disponen 6 centros en todo el mundo hasta su comercialización.

Según explicó a Europa Press el director del Instituto de Cirugía Urológica Avanzada, el doctor Fernando Gómez Sancha, el nuevo láser permite acelerar el proceso y acorta “el tiempo de la operación a 60 o 90 minutos”. La posibilidad de que se requiera menos anestesia hace que se reduzcan las molestias posquirúrgicas y el paciente pueda “volver a su casa el mismo día”, ya que no hay “perdida de sangre ni sensación de cansancio”.

Este nuevo láser permite además operar a todos los pacientes afectados por la hiperplasia benigna de próstata, independientemente de la edad, su estado de salud o el tamaño de la próstata. En este sentido, Gómez Sancha destacó que los sistemas tradicionales daban lugar a que entre un 15 y 20% de los pacientes no pudieran acogerse a este tratamiento.

Con esta técnica el paciente se somete a anestesia epidural o a sedación, y se lleva a cabo a través de un sistema óptico muy delgado que se introduce en la uretra y por el que circula una fibra láser que aplica energía láser directamente a la zona que se quiere extirpar. La luz que irradia en la próstata vaporiza el tejido prostático causante de la hiperplasia benigna de próstata, que es eliminado sin que se produzca sangrado.

A las primeras operaciones realizadas hoy, asistieron los responsables de los otros equipos de Estados Unidos, Reino Unido, Suiza y Australia que cuentan con este tratamiento. Además, esta reunión de los expertos en este nuevo láser servirá para alcanzar unas normas de consenso y recomendaciones sobre los límites y metodología recomendada para entrenar a otros urólogos en esta especialización.

En cuanto a la posibilidad de que otros centros de España puedan adquirir esta nueva técnica, el doctor Gómez Sancha recordó que “su eficiencia y rapidez” son las efectos que más satisfacen a los pacientes. Además, señaló que un estudio de costes del Hospital King College de Londres mostró su equivalencia con el sistema tradicional, ya que se ahorra en “vías de ingreso, transfusiones sanguíneas o retratamientos por incontinencia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *