Investigadores del CSIC descubren nuevos mecanismos que intervienen en la formación de neuronas en el bulbo olfatorio

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

Científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han descubierto nuevos procesos celulares que intervienen durante la formación de neuronas en el bulbo olfatorio del cerebro. Las conclusiones de este trabajo, publicado en la versión digital de “Journal of Cell Science”, podrían ayudar a la obtención de neuronas en cultivo, para su uso futuro en medicina regenerativa.

Este estudio ha sido dirigido por la investigadora del Centro de Investigaciones Biológicas (del CSIC), Flora de Pablo, y el investigador del Instituto de Neurobiología Ramón y Cajal (CSIC) Carlos Vicario. Además, ha contado con la participación de la compañía Genetrix.

En concreto, los investigadores españoles han observado en ratones que el mecanismo de generación de neuronas y células de glía (astrocitos y oligodendocitos) durante el nacimiento del sistema nervioso, o neurogénesis, depende de diversas señales celulares reguladas por la proteína “IGF-I”.

Los científicos han observado en el bulbo olfatorio de ratones que una cascada de señales celulares activadas por la proteína IGF-I, y en la que también intervienen otras moléculas, juega un papel clave durante las fases de proliferación y diferenciación de la neurogénesis.

En un primer momento se produce una proliferación de células madre y precursoras en el bulbo olfatorio. La diferenciación tiene lugar cuando estos dos tipos de células se transforman en neuronas y células glíales (astrocitos yoligodendocitos). La supervivencia celular durante estas dos fases es regulada por mecanismos moleculares extracelulares e intracelulares.

El equipo del CSIC comprobó durante los experimentos que la proteína IGF-I, perteneciente a la familia de la insulina, estimuló notablemente la fosforilación (reacción química que consiste en el acoplamiento de moléculas de fosfato a una proteína) de la quinasa P-AKT en las células madre neurales de bulbo olfatorio.

Además, observaron que la acción reguladora de la proteína IGF-I debe ir acompañada de bajos niveles de proteína PTEN, ya que la sobreexpresión de esta última molécula produce una disminución del número de neuronas y astrocitos. Estas dos circunstancias, “tienen lugar durante una neurogénesis normal”, apuntan De Pablo y Vicario.

POSIBLES APLICACIONES EN TERAPIA CELULAR.

Los resultados de la investigación dirigida por el CSIC suponen un paso más hacia el conocimiento del proceso de diferenciación de precursores de neuronas y células de glía. “Los resultados contribuyen a conocer cómo manipular este proceso y hacerlo más controlable”, afirman los coordinadores del trabajo.

“Controlar el proceso de diferenciación celular “in vitro” es parte del objetivo ideal de la medicina regenerativa. Nuestro trabajo abre una vía a la producción de neuronas y células de glía en cultivo, de interés para su futuro empleo en terapia celular”, concluyen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *