Experto dice que el dolor crónico, que sufren más de 4,5 millones de españoles, es evitable gracias a la terapéutica

SEVILLA, 26 (EUROPA PRESS)

El jefe de Servicio de la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital San Juan de Dios de Sevilla, José Enrique Núñez, consideró que el dolor crónico, uno de los síntomas más incapacitantes para los enfermos oncológicos y que afecta a más de 4,5 millones de españoles, es un sufrimiento “evitable y tratable” gracias a la terapéutica actual.

Según este experto, que ha participado en el symposium “Nuevas evidencias en el control del dolor maligno, neuropático y visceral”, con los tratamientos disponibles “podríamos controlar al 90 por ciento de los pacientes con dolor”, un extremo, reconoció, que choca con “la realidad de que todavía hay un porcentaje de pacientes que sufre innecesariamente”.

En opinión de Núñez, la “escasez del tiempo” necesario para hacer una correcta evaluación, seguimiento y tratamiento del dolor “debido a la presión asistencial y la inercia del sistema”, junto con “las reticencias de los médicos para utilizar fármacos como los opioides mayores” constituyen las dos principales causas de la falta de control.

“En nuestro país, el empleo de los opioides mayores no es aún demasiado alto, lo que contrasta con las posibilidades terapéuticas que nos proporcionan para el alivio del dolor”, destacó este especialista, quien detalló que en España el consumo de estos medicamentos se sitúa en torno al 14 por ciento, por debajo del 30 por ciento de la media europea.

“Durante unos años, se pensaba que los opioides no eran eficaces en el tratamiento de este tipo de dolor”, continuó Nuñez, quien contrastó este dato con el hecho de que “hoy sabemos que hay opioides que pueden mejorar el dolor neuropático”.

En concreto, se refirió a los estudios actuales que han llevado hasta nuevas moléculas como la oxicodona de liberación controlada “que ha demostrado una clara mejoría en el control del dolor neuropático”, indicó. La falta de utilización de los opioides es más frecuente en el dolor oncológico de carácter neuropático, uno de los más difíciles de tratar.

OPIODES

La oxicodona, precisó este especialista, “ya había demostrado una eficacia consolidada en los otros dos tipos de dolor como el somático y visceral”. Por ello, declaró que “el avance actual es que, ante un dolor difícil de manejar como el neuropático, este opioide se ha mostrado eficaz con un alto perfil de seguridad, ya que se puede administrar en pacientes con insuficiencia hepática o renal leves o en enfermos mayores”.

El dolor incapacita a muchos afectados para desarrollar una actividad normal, siendo los cuadros de depresión, las alteraciones del sueño, el cansancio o la imposibilidad para moverse algunas de las consecuencias directas de este síntoma.

Se estima que aproximadamente el 40 por ciento de los pacientes oncológicos sufre dolor en algún momento de la evolución de su enfermedad, cifra que se eleva hasta el 80 por ciento en aquellos que se encuentran en fases avanzadas o terminales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *