Un estudio demuestra que el Mediterráneo era más rico en nutrientes hace 11.000 años

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

Un equipo internacional en el que ha participado la investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas Begoña Vendrell ha demostrado que las aguas del Mediterráneo eran más ricas en nutrientes hace unos 11.000 años. La investigación se basa en un componente del esqueleto de un coral, a partir del cual se puede inferir la cantidad de nutrientes presente en las aguas hace miles de años.

El hallazgo, que se publica hoy en la revista “Science”, y en el que han participado también científicos italianos y australianos, ha sido posible después de que los investigadores comprobaran la relación directa existente entre una particular forma precipitada de fosfato presente en el esqueleto de un coral actual de aguas frías (Desmophyllum dianthus) y la concentración en las aguas cercanas de fosfatos inorgánicos, uno de los macronutrientes esenciales para la producción de materia orgánica.

Vendrell, que trabaja en el Centro Mediterráneo de Investigaciones Marinas y Ambientales (del CSIC), en Barcelona, explica que “el fósforo precipitado de este coral puede ayudar a construir una imagen de las aguas que había cerca de los organismos en épocas pasadas, y así poder inferir algunas características de periodos de los que aún se sabe muy poco”.

Después de analizar varios fósiles de corales del Mediterráneo, los investigadores concluyeron que la cantidad de fosfatos inorgánicos presentes en las aguas de ese mar era considerablemente mayor en la última parte del Younger Dryas, hace unos 11.000 años, que en la actualidad.

“La relación encontrada entre el fósforo del esqueleto del coral y los fosfatos inorgánicos del agua en condiciones actuales permite determinar una recta de regresión entre ambos factores; y sustituyendo en esa recta los valores de fósforo encontrados en los corales fósiles se puede inferir la cantidad de fosfatos que había en el agua hace miles de años”, afirma Vendrell.

A BORDO DEL BUQUE URANIA

La participación de la investigadora del CSIC en el trabajo consistió en analizar el fosfato inorgánico disuelto de las muestras de agua que se recogieron en abril de 2004, a bordo del buque de investigación oceanográfica “Urania”, perteneciente al Consiglio Nazionale delle Ricerche, en Italia.

El fosfato es un macronutriente esencial para que los organismos autótrofos (microalgas y cianobacterias, entre otros) puedan producir materia orgánica. Además es un elemento limitante de la misma en muchas zonas marinas. Para poder completar la síntesis de materia orgánica, estos organismos necesitan, además de CO2, agua y luz solar, así como diferentes sales minerales, de fósforo o nitrógeno, por ejemplo, que toman del medio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *