Investigaciones realizadas en Brasil con células madre abren nuevas esperanzas para personas con lesión medular

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Un equipo médico del Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital de Sao José dos Campos, de Sao Paulo (Brasil) está realizando investigaciones con células madre que abren nuevas esperanzas para las personas que sufren una lesión medular.

Los resultados de estas investigaciones serán expuestos en el “Campus de Excelencia 2006”, proyecto de investigación convocado por la Fundación Vitalia que se celebra en Fuerteventura, informaron hoy los organizadores.

La técnica consiste en extraer las células madre del propio paciente a través de una punción lumbar e inyectarlas posteriormente en la zona dañada a través de un catéter. Hasta el momento la terapia se ha aplicado a más de 20 pacientes, con resultados optimistas en algunos de los casos, según el hematólogo Fernando Callera, quien aseguró que esta terapia innovadora abre nuevas perspectivas y esperanzas para los pacientes que sufren paraplejia, y representa un importante avance para la medicina, aunque subrayó que hay que tomar los resultados con cautela.

En este sentido, dijo que no se puede decir que esta investigación suponga una solución en todos los casos, aunque lo interesante es que hay resultados beneficiosos y sin efectos colaterales. En cualquier caso, afirmó que aún están en la primera etapa de la investigación y que para tener datos más precisos habrá que esperar al menos cinco años.

Según explicó el doctor Callera, cuando una persona sufre una lesión en la médula espinal se genera una interrupción de la señal hacia la médula, por lo que el cerebro no consigue captar el impulso eléctrico de los miembros estimulados. Una vez instaladas en la zona dañada, las células madre se transforman en masa neuronal creando una especie de puente entre el cerebro y la médula espinal, dando al paciente la posibilidad de restablecer la sensibilidad de los miembros afectados.

La primera experiencia con esta técnica se realizó en 2005 en un paciente de 48 años que perdió la movilidad de sus piernas debido a un tumor en la médula espinal. Las células madre fueron extraídas de la médula ósea del propio paciente por medio de una punción lumbar y, posteriormente, a través de un catéter, fueron implantadas en la zona afectada por el tumor. Desde entonces ya se han realizado alrededor de 20 intervenciones y hay planificadas otras 23 antes de que finalice este año.

En estudios con animales se han inyectado directamente las células madre en tejidos del sistema nervioso central dañado, pero es un modelo muy difícil de trasladar a la práctica médica, por lo el doctor Callera trabaja en buscar rutas menos invasivas y alternativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *