La enfermedad por reflujo gastroesofágico afecta más negativamente a las mujeres que a los hombres, según un estudio

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) afecta más negativamente a las mujeres que a los hombres, según un estudio epidemiológico nacional sobre la prevalencia de la ERGE en España y la prevalencia de síntomas de esta enfermedad en la población general española.

El estudio, patrocinado por AstraZéneca, fue una iniciativa de los doctores Julio Ponce y José María Piqué, de los Hospitales La Fe de Valencia y Clínico de Barcelona, respectivamente, tomando datos a partir de pacientes asistidos por el médico de Atención Primaria e incluyendo datos de calidad de vida de estos pacientes.

Según el doctor Julio Ponce, jefe del servicio de Medicina Digestiva del Hospital La Fe, la calidad de vida de los individuos que padecen síntomas o enfermedad por reflujo es muy inferior a la de la población general. “Un dato que ha llamado la atención es que la calidad de vida es peor en mujeres que en hombres, dicho de otra forma –explicó– la enfermedad impacta más negativamente en las mujeres”.

El porcentaje de individuos adultos de la población general que padece esta enfermedad está en torno al 15%, una prevalencia similar a la que se ha descrito en otros países europeos. Por orden de prevalencia, el doctor Ponce comentó que, precisamente, la ERGE se sitúa en primer lugar, seguida de la dispepsia ulcerosa y de la gastropatía derivada del uso de antiinflamatorios no esteroideos (AINEs).

“Estamos hablando de un grupo de enfermedades muy prevalentes (las relacionadas con la secreción ácida del estómago) que son atendidas en su mayoría por médicos de Atención Primaria”, afirmó Ponce, para quien es necesaria una mayor relación entre medicina especializada y atención primaria para intercambiar opiniones e integrar las mejores estrategias para atender a este tipo de pacientes.

A la hora de afrontar el tratamiento de la ERGE, este especialista comenta que desde el punto de vista general hay una serie de recomendaciones que son básicas para controlar los síntomas, relacionadas con la dieta y el estilo de vida.

“Pero al final –agregó– en la mayoría de los individuos hay que recurrir a los fármacos y en este caso los más eficientes son los que disminuyen la secreción ácida del estómago, y dentro de todos ellos los Inhibidores de la Bomba de Protones, que son los fármacos de referencia para el tratamiento de todas las enfermedades relacionadas con el ácido”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *