Tanzania.- Científicos estudian la muerte unos 400 delfines, llegados a las costas de Tanzania

ZANZÍBAR (TANZANIA), 29 (EP/AP)

Grupos de científicos trabajaban hoy sábado para intentar determinar la razón por la que cientos de delfines quedaron varados en aguas poco profundas y posteriormente llegaron muertos a la costa norte de la isla de Zanzíbar.

Residentes y pescadores enterraron los restos de unos 400 delfines conocidos como mular o “cuello de botella” –que viven en aguas profundas–, cuyos restos fueron arrastrados a la playa ayer viernes a lo largo de una franja de cuatro kilómetros entre las playas turísticas de Kendwa y Nungwi.

Los científicos sospechan que los animales estaban perturbados y estresados por algún factor desconocido o sufrieron envenenamiento antes de morir, explicó una bióloga marina del Instituto de Ciencias del Mar de la Universidad de Dar es Salaam, Narriman Jiddawi.

Un examen preliminar del contenido de sus estómagos no mostró la presencia de picos de calamares ni de otolitos, cuerpos calcáreos que se encuentran directamente detrás del cerebro de los peces vertebrados que forman parte de la dieta de los delfines, lo que indica que no habían comido desde hacía largo tiempo o habían vomitado con gran intensidad, explicó Jiddawi.

Sin embargo, el estado general de los delfines parece mostrar que habían comido recientemente, pues no se les marcaban las costillas por debajo de la piel.

Los expertos se preparaban para examinar más a fondo los estómagos de los delfines en busca de trazas de residuos de veneno, lo cual incluye las “mareas rojas” de algas tóxicas. Además tienen previsto examinar los cerebros de los mamíferos, para evaluar si habían sido afectados por el uso del sónar con fines militares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *