El Ayuntamiento de Tona (Barcelona) inaugura un yacimiento ibero-romano de los siglos I y II antes de Cristo

TONA (BARCELONA), 29 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Tona (Barcelona), en colaboración con la Conselleria de Cultura de la Generalitat, inauguró hoy el Camp de les Lloses un yacimiento ibero-romano datado de los siglos I y II antes de Cristo y ubicado en pleno centro urbano.

La particularidad del nuevo descubrimiento histórico radica en el museo-centro de interpretación, construido en el mismo emplazamiento, donde se muestran todos los objetos hallados en las excavaciones, a partir de los cuales se explica la vida de los habitantes de la época que usaron estos objetos.

El acto, al que asistieron unas 300 personas, contó con el director de los Servicios Territoriales de Cultura en Barcelona, Javier Menéndez.

Aunque el yacimiento tiene una amplia cronología, la parte mejor conservada se sitúa entre mediados del siglo II e inicios del I antes de Cristo, en la época tardorepublicana romana, según la responsable de las obras, Imma Mestres.

“Es una cronología importante porque es un momento histórico de cambio, de romanización. No podemos olvidar que al cabo de un siglo toda la zona ya hablaba latín”, dijo. Por su parte, Menéndez dijo que “es una etapa muy importante, y un yacimiento estratégico para entender esta etapa”.

El yacimiento y el museo formarán parte de la futura red del Museu Arqueològic de Catalunya que está preparando la Generalitat, y que contará con otras sedes descentralizadas, como las de Empúries y Ullastret.

“Tona será una especie de prueba piloto, puesto que yacimientos, con centro visitable incluido, existen muy pocos en Catalunya”, destacó Menéndez.

Ésta es una de las particularidades más importantes del equipamiento: la construcción de un museo en el mismo entorno donde se encontraron las piezas que se muestran, lo que “facilitará la tarea de las escuelas y los arqueólogos”, apuntó Joan Russinyol, responsable de Cultura del Ayuntamiento de Tona. “Es un centro de interpretación donde, además de mostrar lo que hemos encontrado, se explica cómo se vivía a partir de estos objetos”, explicó.

En el museo se pueden encontrar herramientas metalúrgicas, esculturas, de agujas hasta escudos, anillos, llaves y juegos de mesa (con mesa de piedra incluida). Todos estos hallazgos permiten conocer algunos aspectos de la vida de la época, como los rituales funerarios, el trabajo del hierro y sus actividades más lúdicas, “una comunidad muy romanizada y mezclada con el ejército”, según Mestres.

“El yacimiento forma parte de lo que llamamos un vicus, una agrupación de población de carácter militar, y está relacionado con los soldados que construyeron la carretera que enlazó Tona con Collsuspina y el Vallès”, explicó Mestres. Este eje está considerado como una de las vías romanas más antiguas de la Península Ibérica.

Otra singularidad del yacimiento es su alto nivel de conservación, puesto que en el solar, de propiedad municipal, nunca se ha construido ninguna vivienda moderna. Los primeros trabajos en el yacimiento se efectuaron en 1991 y en 1993 se declaró Bien Cultural de Interés Nacional.

Las obras se paralizaron los cuatro años posteriores por el desacuerdo entre los propietarios de los terrenos y la Generalitat. Desde entonces, Generalitat y Ayuntamiento, vía convenio con universidades catalanas (que proporcionaron estudiantes para trabajar en el yacimiento), han continuado trabajando en el proyecto hasta hacer posible su inauguración.

De momento, está previsto que las excavaciones continúen, puesto que sólo un 20% del yacimiento ha salido a la superficie. Russinyol destacó que ésta “era una apuesta fuerte del municipio por el turismo cultural”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *