Investigadores del CNIO descubren la primera mutación de un gen epigenético en cáncer humano

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

Científicos españoles del Laboratorio de Epigenética del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) han descubierto la primera mutación de un gen epigenético en cáncer humano, según publica hoy la revista “Nature Genetics”. En concreto, se trata de la mutación de un gen denominado “histona deacetilasa 2” (HDAC2), presente en el 25 por ciento de los tumores de colon, estómago y útero de la ruta mutadora.

Este hallazgo podría ser de gran utilidad para predecir qué tumores van a ser más sensibles a unos nuevos fármacos de próximo uso en la quimioterapia del cáncer, denominados inhibidores de histona deacetilasa. “La presencia de la mutación en el gen HDAC2 predice cierta resistencia a estos agentes y quizás señale mayor sensibilidad a otros fármacos”, según el director del laboratorio, Manel Esteller.

El uso clínico de los inhibidores de histona deacetilasa aún no ha sido aprobado en Estados Unidos, ni en Europa, pero los estudios iniciales previos a su posible aceptación por las entidades reguladoras se están mostrando ya eficaces en el tratamiento de dos subtipos de tumores como linfomas cutáneos y mesoteliomas.

Esteller afirmó que “es la primera vez que se demuestra la existencia de alteraciones en un gen epigenético estudiando un numero elevado de tumores humanos”. La mutación descubierta inactiva el gen HDAC2 y se produce tanto en casos hereditarios de la enfermedad como en cánceres esporádicos, indicó.

Además, “las células que poseen esta alteración presentan una expresión aberrante de muchos otros genes debido a que HDAC2 actúa a modo de guardia de tráfico, regulando la actividad posterior de muchísimos otros genes”, según Esteller.

La mutación de este gen ha sido hallada en uno de cada cuatro casos de cáncer de colon, estómago y útero de un subtipo especial, tumores que se caracterizan por poseer un defecto en la reparación de “pequeños errores del ADN”, y cuya progresión de la enfermedad se debe a su gran facilidad para generar mutaciones, según los científicos.

En este sentido, existe un síndrome genético hereditario denominado “Síndrome de Lynch” o cáncer de colon hereditario no polipósico, en el que la presencia de mutaciones del gen HDAC2 ha sido también demostrada en el trabajo publicado en “Nature Genetics”. “Es probable que la presencia de mutaciones en el gen HDAC2 sea sólo la punta del iceberg que sobresale en la superficie del océano y que, por debajo de su línea de flotación, existan muchas más mutaciones en genes epigenéticos que contribuyan al desarrollo del cáncer”, concluyó Esteller.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *