UE.- La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria cree que palomas y gaviotas transmiten el virus a los pollos

BRUSELAS, 12 (EUROPA PRESS)

El grupo de salud y bienestar animal de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (AESA) publica hoy un informe científico sobre el papel de las aves migratorias en la propagación de la gripe aviar que confirma que algunas especies de pájaros silvestres son portadoras del virus.

Además, identifica una serie de aves que viven cerca de los pollos y animales de granja que podrían transmitir a éstos la gripe aviar, bien por contacto, bien por compartir el agua o el mismo suelo. Se trata de las ocas, patos, palomas, gorriones, estorninos y gaviotas. Los próximos 26 y 27 abril la Agencia emitirá un informe más exhaustivo sobre este asunto.

Según el grupo de trabajo de la Agencia, algunas especies de pájaros, sobre todo las acuáticas, como los patos y los cisnes, son portadores del virus H5N1 y consideradas responsables de introducir la enfermedad en territorio europeo.

Hay, en su opinión, cada vez más pruebas de que el H5N1 estaría presente en los pájaros, a pesar de que éstos no presenten signos clínicos de la enfermedad, especialmente en especies como los patos, los gorriones o los cisnes. Por lo tanto, consideran que existe una “alta probabilidad” de que, a través de los pájaros salvajes y, más concretamente, las aves migratorias, el virus se propague muy lejos.

Evalúa también la probabilidad de que los pájaros portadores del virus infecten a los domésticos y, en este sentido, el grupo de expertos, entiende que se trata de un “riesgo elevado” en el caso de las granjas al aire libre y las que no disponen de importantes medidas de bioseguridad. Aunque el riesgo es considerablemente menor en los establecimientos avícolas donde las aves están encerradas, la Agencia cree que las situadas cerca de las zonas húmedas están más amenazadas.

Para reducir el riesgo de contagio, la Agencia recomienda adoptar una serie de medidas que van desde el incremento de la vigilancia a las aves salvajes en la UE a una revisión de las medidas de bioseguridad en todos los establecimientos avícolas.

Las medidas de bioseguridad deben incluir la evaluación de las medidas de higiene; impedir el acceso de las aves silvestres a las granjas; garantizar que los pollos no beben agua ni comen en lugares donde lo hacen las aves silvestres; evitar la instalación de nuevas unidades avícolas cerca de refugios de aves acuáticas migratorias y reforzar las medidas de bioseguridad en las unidades existentes situadas cerca de éstas.

Se pide también mantener a los pollos en el interior de las zonas donde el H5N1 es una amenaza real y suspender la caza en las regiones afectadas por la epidemia, además de pedir a la población redoblar las medidas de higiene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *