EEUU.-Personas que han vivido una experiencia cercana a la muerte tienen alterado el control de sueño, según un estudio

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

Un estudio realizado por la Academia Americana de Neurología concluye que las personas que han vivido una experiencia traumática cercana a la muerte desarrollan alteraciones en los sistemas de control de estado entre el estado de sueño y la vigilia. La investigación concluye en que las fronteras entre ambos estados no están tan claramente definidas en este tipo de personas y que incluso el estado REM (rápido movimiento del ojo, por sus siglas en inglés) puede producirse estando despierto.

El informe, publicado en la revista Neurology”s, tomó como punto de partida a 55 personas que habían vivido “un episodio de seria amenaza para sus vidas, como un accidente de circulación o un ataque al corazón”, en el que habían experimentado “una variedad de sensaciones como la de encontrarse fuera del propio cuerpo, la percepción de una luz intensa o sensación de paz”, para compararlas con otras 55 personas de la misma edad y género sin esa experiencia.

Las conclusiones apuntan a que el estado de REM puede invadir un momento cotidiano de la vida de estas personas, provocando repentinos estados de parálisis, debilidad en las piernas o la percepción de sonidos justo antes de caer dormido o de despertarse. Además, el estudio asegura que las fronteras del estado de conciencia no están tan claramente limitadas como en el resto de personas.

El 60 por ciento de las personas con experiencia cercana a la muerte sufrieron estados de invasión del estado REM en plena consciencia, comparado con el 24 por ciento de las personas que nunca habían padecido esa experiencia. Según el autor de la investigación, Kevin Nelson, muchos factores apoyan la tesis de que, tras experiencias cercanas a la muerte, el sistema que el cerebro utiliza para el despertar sufre una predisposición a la intrusión del estado REM en consciencia.

“Muchas de las características de un estado cercano a la muerte se asocian al estado REM, por ejemplo la sensación de salirse del propio cuerpo o la de total parálisis durante el sueño. Percibir una intensa luz también es algo que ocurre en esta fase REM debido a la actividad del ojo, y los músculos también pueden perder su tono y tensión, lo que reafirma la sensación de estar muerto”, explicó Nelson.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *