Biólogos descubren en la depresión de Guadix una especie de caracol que se creía extinta desde 1960

GRANADA, 11 (EUROPA PRESS)

La “orculella bulgarica”, una especie de caracol que se creía extinta desde 1960, fecha de la última cita no confirmada de un animal vivo en las cercanías de Radomir (Bulgaria), ha sido descubierto en la depresión de Guadix (Granada), único núcleo actual de población conocido en el mundo.

El caracol de un centímetro de longitud fue descubierto por un biólogo que realizaba en la zona un” muestreo de topos” enmarcado en los trabajos de elaboración del Libro Rojo de los Invertebrados Amenazados de Andalucía.

Localizado en un cañaveral de la comarca accitana, aún no se conoce cuántos ejemplares componen la población hallada, ni tampoco apenas nada de su “ciclo biológico ni reproductor”, según explicó una de las biólogas del proyecto Elena Espinosa.

“El animal necesita mucha humedad, incluso ambientes encharcados” para su supervivencia, así como “hábitat muy poco transformados”, aunque habrá que esperar a los estudios posteriores para conocer más datos del hallazgo de este invertebrado que “ha sido una sorpresa para todos”, apuntó Espinosa.

La destrucción y transformación de su hábitat, cuya extensión de ocupación está estimada en diez kilómetros cuadrados, en cultivos maderos o frutales ha provocado que sólo sea en las zonas permanentemente encharcadas donde resida.

Para su conservación se diseñarán planes ex situ e in situ, según dijo Espinosa, quien apuntó que ya se han iniciado los estudios encaminados a la elaboración del plan de recuperación de la especie.

En rueda de prensa, el delegado de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en Granada, Gerardo Sánchez, explicó que durante un plazo de dos años 44 investigadores y 19 instituciones han trabajado en la elaboración del Libro Rojo de los Invertebrados Amenazados en Andalucía que incluirá unas 250 especies.

“Es una enorme responsabilidad su conservación”, subrayó el delegado, que destacó la importancia del proyecto realizado, que ha permitido descubrir el ejemplar, ya que junto al Libro Rojo de los Vertebrados servirá de base a la elaboración del Catálogo Andaluz de Fauna Silvestre Amenazada.

El conservador del Parque Natural de Sierra Nevada, Juan Rodríguez, afirmó que se tiene conocimiento de la existencia anterior de este ejemplar desde 1915, si bien precisó la “dificultad” de concretar respecto a su presencia en el planeta previamente.

Respecto al papel que desempeña en el ecosistema, Rodríguez dijo que son “bioindicadores” con lo que su presencia denota que la situación del mismo es “buena”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *