Investigadores del Instituto de Neurociencias de Alicante descubren la existencia de “pasillos” neuronales

ALICANTE, 06 (EUROPA PRESS)

Investigadores del Instituto Neurociencias de Alicante han descubierto un mecanismo de guía axonal en el camino que va del tálamo dorsal a la corteza cerebral, es decir, “pasillos” de células que actúan de puente para establecer conexiones nerviosas y que han podido desempeñar “un papel fundamental” en la evolución de los mamíferos, según informaron hoy en un comunicado fuentes del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

El trabajo, que se publica mañana viernes en la revista Cell, ha sido elaborado por los investigadores Oscar Marín y Guillermina López-Bendito, que trabajan en el Instituto de Neurociencias de Alicante, centro mixto de la Universidad Miguel Hernández (UMH) y el CSIC.

Los “pasillos” neuronales están constituidos por células capaces de moverse en el cerebro y formar puentes por los que se establecen las conexiones nerviosas. Los axones sólo crecen en terrenos permisivos, separados a veces por territorios que no favorecen crecimiento axonal. Los corredores hallados unen esos terrenos más propicios para el crecimiento de los axones, eludiendo la regiones que no lo son.

De este modo, los autores han demostrado la existencia de estas estructuras o pasillos neuronales en una de las conexiones más importantes del cerebro, la talamocortical. La navegación de los axones talamocorticales hacia la corteza requiere la formación previa de un corredor neuronal en el telencéfalo basal de los mamíferos.

Un número creciente de estudios sugiere que un desarrollo anormal de esta conexión podría estar implicado en algunas enfermedades neurológicas, tales como el autismo o la epilepsia. Los investigadores aseguran que conocer cuáles son los factores y mecanismos que controla en desarrollo correcto de esta proyección es un “hito fundamental” para entender cómo funciona el cerebro.

Hasta el momento, el equipo del CSIC ha demostrado la existencia de estas estructuras únicamente en la proyección entre el tálamo dorsal y la corteza. No obstante, su hipótesis de investigación es que se trata de un mecanismo general para todo el cerebro y creen además que “ha desempeñado un papel fundamental en el proceso evolutivo de los mamíferos”, apuntaron las mismas fuentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *