Ornitólogos destacan los “progresos” para luchar contra la pérdida de biodiversidad, pero piden compromisos nacionales

Greenpeace lamenta que no se hayan definido áreas marinas de protección ni impedido la biopiratería

CURITIBA (BRASIL), 1 (de la enviada especial de EUROPA PRESS, María García)

La federación de sociedades ornitológicas BirdLife International destacó hoy los “progresos” alcanzados en la octava Conferencia de las Partes del Convenio de Diversidad Biológica (COP 8) para contar con las estructuras necesarias para luchar contra la pérdida de biodiversidad en el mundo, aunque reclamaron más compromisos en las políticas nacionales.

El director ejecutivo de la Sociedad Española de Ornitolología (SEO/Bird Life), Alejandro Sánchez, destacó la importancia de la conservación de la biodiversidad en islas y el anuncio de los países de Micronesia de proteger el 20 por ciento de su área terrestre y el 30 por ciento de las marinas y costeras adyacentes para 2020.

Asimismo, Bird Life ha sido reconocido como una fuente fiable para monitorizar el progreso en los objetivos marcados para 2010, a través de los tres indicadores aprobados en la COP 8 relacionados con aves, concretamente, acerca de áreas de importancia para las aves (IBA”s), aves comunes y especies amenazadas.

No obstante, los ornitólogos también mostraron su preocupación por que los gobiernos no den la prioridad ni el énfasis adecuado a la biodiversidad en sus planes de desarrollo. “Esto está llevando a que no se dediquen los recursos necesarios para la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad”, afirmó Sánchez.

Por su parte, la organización ecologista Greenpeace lamentó que no se hayan definido áreas marinas de protección ni impedido la biopiratería. “El Convenio de Diversidad Biológica es un barco sin capitán; las negociaciones han fracasado en aspectos como detener la biopiratería, proporcionar fondos adicionales para proteger áreas, establecer reservas marinas en alta mar y prohibir comercio ilegal”, indicó el responsable de Bosques de Greenpeace, Martin Kaiser.

Según Greenpeace, las compañías farmacéuticas y de biotecnología han ganado tiempo en Curitiba para asegurar sus patentes bajo el régimen de la Organización Mundial del Comercio. “Ni los países ricos ni los países envías de desarrollo han cumplido sus promesas, ya que la red mundial de áreas protegidas no es una realidad”, comentó el coordinador de la Campaña de Amazonas, Paulo Adario.

“La COP 8 no ha sido capaz de erradicar la pesca ilegal, la más destructiva de todas, y un grupo de países está bloqueando y poniendo como prioridad sus industrias frente a la protección de la biodiversidad marina”, criticó la responsable de Océanos, Karen Sack.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *