Expertos en sida desarrollan nuevas estrategias para curar la hepatitis C en infectados por VIH

SITGES (BARCELONA), 1 (EUROPA PRESS)

Especialistas en sida están desarrollando nuevas estrategias para aumentar la tasa de curación de la hepatitis C (VHC) en pacientes infectados por VIH, según aseguró hoy los doctores Yves Benhamou, del Hospital La Pitié-Salpetriére de París, y José María Gatell, del Hospital Clínico de Barcelona.

Los porcentajes globales de curación de la hepatitis C en pacientes monoinfectados ascienden en la actualidad a más del 60%, mientras que en los coinfectados están en torno al 40%. Esto ha obligado a los especialistas a estudiar las razones de la peor respuesta al tratamiento (interferón pegilado y ribavirina) y establecer estrategias de investigación para intentar reducir esta diferencia.

Durante la celebración del XII Simposium Nacional de Sida que se celebra en Sitges (Barcelona), organizado por Roche Farma, el doctor Benhamou explicó que el tratamiento de la hepatitis C es más efectivo en pacientes con el VIH controlado.

Asimismo, subrayó que los estudios clínicos han demostrado que el uso de ribavirina en pacientes coinfectados con dosis bajas, provoca igual tasa de recidiva que si se emplean dosis más elevadas o se prolonga el tratamiento.

Por ello, este especialista francés destacó la necesidad de utilizar nuevos fármacos, que se encuentran aún en fases precoces de desarrollo y no estarán disponibles hasta dentro de tres o cuatro años, para aumentar la tasa de curación del VHC en pacientes con VIH.

En la misma línea, el doctor Gatell, coordinador del Simposium Sitges 2006, recordó que entre el 30 y el 40% de personas infectadas de sida tienen también el virus de la hepatitis C. El problema del tratamiento combinado de interferón pegilado y ribavirina es la respuesta de cada paciente, del grado de infección de VIH y del subtipo del VHC, ya que unos admiten mejor respuesta que otros.

No obstante, advirtió que las primeras dos o cuatro semanas predicen lo que va a ocurrir después, de manera que si en ese periodo de tiempo no hay una respuesta positiva, es mejor abandonar el tratamiento. “Si no hay una buena respuesta en esas semanas, la posibilidad de curar el VHC es prácticamente nula”, añadió.

Gatell apuntó que entre las estrategias para incrementar el porcentaje de curación del VHC, también se encuentra aumentar la dosis de ribavirina o de interferón, y prolongar la duración total del tratamiento. No obstante, considera que lo ideal es que haya fármacos nuevos para ser utilizados al mismo tiempo, sobre todo en pacientes con un nivel de defensas razonable.

En cualquier caso, alertó que en pacientes coinfectados con VIH y VHC, la velocidad de progreso de padecer cirrosis o cáncer de hígado en superior que en pacientes que sólo tienen una de las dos infecciones.

Durante el Simposium Sitges 2006, más de 500 médicos, profesionales y ONG”s vinculadas al mundo del VIH-Sida han debatido las últimas líneas de investigación para el tratamiento de la enfermedad, y valoraron los resultados de los últimos estudios presentados en la Conferencia de Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CRIO) celebrada en febrero en Colorado (EE.UU.).

A este respecto, destacaron la eficacia del tratamiento con enfuvirtida, comercializado por Roche como “Fuzeon”, junto a un inhibidor de la proteasa potenciado y activo, ya que este fármaco actúa antes de que el VIH entre en la célula, es bien tolerado y no se asocia a efectos secundarios sistémicos propios de otros antirretrovirales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *