Expertos del Instituto de Neurociencias muestran la relación entre alteraciones de una proteína y el Alzheimer

ALICANTE, 29 (EUROPA PRESS)

Un estudio realizado por un grupo de investigadores del Instituto de Neurociencias, centro mixto de la Universidad Miguel Hernández (UMH) y el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), aporta, por primera vez, “evidencias directas de la alteración de la proteína reelina en la demencia de Alzheimer”, informó hoy en un comunicado la institución académica.

Las conclusiones del estudio, coordinado por el investigador del Instituto de Neurociencias, Javier Sáez Valero, y el doctor Eduardo Soriano, del Institut de Recerca Biomèdica de Barcelona, han aparecido esta semana en la edición digital de la revista “Proceedings” de la Academia Nacional de Ciencia de EEUU, “abre nuevas vías de estudio en esta enfermedad que afecta a más de 800.000 personas en España”.

La reelina es una proteína que regula la migración de las neuronas durante el desarrollo del encéfalo, resultando esencial para la correcta organización, desarrollo y plasticidad de la corteza cerebral. Sin embargo, “poco se conocía de sus funciones en el cerebro adulto”, aunque diversos investigadores habían propuesto que la reelina y elementos de su cascada de señalización “podían contribuir de manera relevante a la neurodegeneración”.

En este sentido, “la reelina influiría en la formación de los depósitos proteináceos característicos del Alzheimer”. Los investigadores han encontrado niveles elevados de reelina en el líquido cefalorraquídeo y en el cerebro de enfermos de Alzheimer, y su correlación con aumentos en el mensajero (mRNA) de la reelina.

De esta forma, “los niveles de reelina no variaban en el plasma de estos pacientes”, lo que sugirió “un origen celular distinto del cerebral para la reelina presente en sangre”, mientras que en otro tipo de enfermedades neurodegenerativas, “los niveles de reelina también aparecen elevados en el líquido cefalorraquídeo, lo que requerirá estudios específicos para determinar si los mecanismos moleculares modulados por reelina también están alterados en estas otras patologías, o si existe un mecanismo común a todas ellas”.

No obstante, los autores del trabajo, que son “cautos” respecto a las implicaciones que este hallazgo pueda tener, se mostraron “esperanzados” en que la nueva vía de estudio “sirva para mejorar la comprensión de las causas del Alzheimer”, lo que podría “ofrecer nuevas herramientas para el diagnóstico”.

Así mismo, en el estudio han colaborado, además de los doctores Sáez Valero y Soriano, Arancha Botella y Salud García del Instituto de Neurociencias, Ferrán Burgaya, Rosalina Gavín, Jesús Ureña y José Antonio del Río del Institut de Recerca Biomèdica de Barcelona, Estrella Gómez Tortosa de la Fundación Jiménez Díaz, Jordi Peña del Hospital del Mar y Rafael Blesa del Hospital Santa Creu i Sant Pau.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *