La terapia hormonal sustitutiva solo está asociada a determinados tipos de cáncer de mama, según estudio

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

La terapia de reemplazo hormonal que se prescribe a mujeres con síntomas menopáusicos está asociada a un mayor riesgo de padecer algunos tipos de cáncer, según los resultados de un estudio presentado en la 5º Conferencia Europea de Cáncer de Mama, celebrada en Niza (Francia).

G.Revees, uno de los investigadores de la Unidad de Epidemiología de Investigación en Cáncer del Reino Unido, comentó que el objetivo del estudio fue buscar la relación existente entre la terapia de sustitución hormonal y el desarrollo de determinados tipos de cáncer.

El resultado, según explicó el especialista, demostró que las mujeres que toman una terapia de sustitución hormonal tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollar cáncer lobular y tubular. Contrariamente, no se observó un incremento del riesgo de padecer cáncer de mama ductal, el tipo de cáncer más común que afecta las células que recubren el conducto lácteo ni tampoco se demostró un mayor riesgo a desarrollar cáncer de mama medular, común en mujeres con predisposición genética a la enfermedad.

Según comentó Revees, las mujeres que han tomado, como terapia de reemplazo hormonal, una combinación de estrógeno y progestrógeno presentaron un riesgo mucho mayor de desarrollar cáncer de mama lobular o tubular que aquellas que solo tomaban estrógenos como terapia hormonal sustitutiva.

Para este investigador, una posible explicación a los resultados del estudio es que “ciertos tipos de cáncer de mama tienen más probabilidad que otros a ser hormono receptivos”. Y consideró que “nuevas investigaciones en el tema podrían ayudar a entender los mecanismos biológicos que subyacen al desarrollo del cáncer de mama”

En 2003, el estudio “Un millón de mujeres” había confirmado que las mujeres postmenopáusicas que tomaban una terapia de reemplazo hormonal combinada (estrógeno y progestrógeno) tenían el doble de probabilidad de desarrollar cáncer de mama que aquellas que no se sometían a este tratamiento; en tanto que quienes usaban como terapia hormonal solamente estrógenos tenían un 30% más de riesgo que las mujeres que no usaban ningún tipo de tratamiento a padecer esta enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *