Realizan en Granada la primera intervención mejorada para reducir el riesgo de infarto cerebral con una técnica novedosa

GRANADA, 27 (EUROPA PRESS)

El Hospital Virgen de las Nieves de Granada ha sido el primer centro sanitario de España en realizar una operación quirúrgica para “ensanchar” las arterias cerebrales con una tecnología avanzada conocida como “stent intracraneal autoexpandible” para erradicar la estenosis intracraneal –estrechez en las arterias del cerebro por acumulación de grasas–, causa del diez por ciento de los ictus isquémicos o infartos cerebrales.

En rueda de prensa, el jefe de sección del área de Patología Cerebrovascular del Servicio de Neurología, doctor José Maestre, explicó que el objetivo de esta nueva aplicación, que supone “menos riesgos” para los pacientes, es poner en marcha un sistema de prevención del ictus en personas que tienen estenosis intracraneal, actualmente la primera causa de muerte entre mujeres y segunda en hombres.

La intervención mejorada, a la que fue sometida el pasado 20 de marzo una mujer de 57 años de edad, consistió en limpiar las arterias con un instrumento llamado “stent autoexpandible”, antes de lo cual se ensanchó suavemente la arteria con un “balón” para conseguir que llegue mayor flujo de sangre al cerebro.

La mujer –con hipertensión, diabetes y varios “avisos” de infarto cerebral, tenía estenosis intracraneales, a pesar del tratamiento preventivo con medicamentos– tenía un peligro de sufrir un infarto cerebral muy grande. Por ello, tras explicarle la situación y las posibles alternativas de tratamiento optó por la intervención quirúrgica endovascular, que duró dos horas y se desarrolló con éxito.

Esta técnica, empleada por primera vez en España, aunque ya se ha desarrollado en Alemania y está en fase de estudio en Estados Unidos, supone un paso más en el tratamiento de dicha enfermedad para proporcionar mejores resultados puesto que anteriormente se utilizaba para el cerebro el mismo material que para el corazón.

La estonosis intracraneal es la causa del 10 por ciento de las ictus isquémicos, más conocidos como infartos cerebrales, con una incidencia de dos personas por cada mil habitantes y una prevalencia de ocho por cada 1.000 personas.

Hasta ahora, el tratamiento más común y habitualmente útil es el control de los factores de riesgo como el colesterol y la hipertensión y el uso de medicamentos como la aspirina o los anticoagulantes con el fin de evitar que se formen trombos en el cerebro y las arterias se obstruyan definitivamente. La posibilidad de ensanchar las arterias enfermas es una nueva forma de tratamiento para cuando el tratamiento común fracasa.

El jefe de la sección de Neurorradióloga Intervencionista del Hospital Virgen de las Nieves, el doctor Pedro Pablo Alcázar, destacó la importancia de este reto “pionero” que se ha desarrollado por primera vez en el centro granadino por la “experiencia previa cualificada” del equipo de profesionales de la Unidad.

Tras este avance, se abren nuevas expectativas para los enfermos con riesgos de padecer trombosis cerebral, puesto que si bien se realiza hasta ahora como medida preventiva, surge la posibilidad de realizar este tipo de intervención en la fase aguda del infarto cerebral, cuando el daño irreversible del cerebro aún no se ha producido y puede evitarse si se limpia urgentemente la arteria que se ha obstruido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *