Gripe.- La gripe aviar no se contagia fácilmente entre humanos porque es difícil expulsar el virus con tos o estornudos

NUEVA YORK, 22 (EP/AP)

Los científicos aseguran que han descubierto que la gripe aviar no se contagia fácilmente entre los seres humanos porque el virus se concentra en lo más profundo del sistema respiratorio y es difícil expulsarlo mediante la tos y el estornudo.

Sin embargo, una mutación genética podría alterar dicha conducta y permitir una pandemia de la mortífera gripe. Según los especialistas, este descubrimiento no permite calcular las probabilidades de que se produzca efectivamente una pandemia. El virus podría necesitar otras mutaciones para poder afectar a la población humana.

Con todo, el hallazgo refleja que éste es otro signo a observar en las nuevas muestras del virus para determinar el grado de peligro para los seres humanos.

El trabajo, que será publicado mañana en la revista “Nature”, fue realizado por el virólogo Yoshihiro Kawaoka, de la Universidad de Wisconsin-Madison, con varios colegas en Japón. Un trabajo con resultados similares, efectuado por el Centro Médico Erasmo en Rotterdam (Países Bajos), aparecerá también mañana en la revista “Science”.

En la actualidad, hay más de 180 personas infectadas por la cepa letal H5N1 del virus de la gripe aviar, la mayoría de las cuáles estuvo en contacto con aves infectadas. Sin embargo, los científicos vienen advirtiendo desde hace tiempo que el virus, que tiende a sufrir mutaciones, podría transformarse en una variante fácilmente transmisible entre seres humanos y que dicho germen podría provocar una pandemia.

En la gripe común, la persona infectada, al toser o estornudar, expulsa microgotas que transmiten el germen a otras. Para ello, el virus debe encontrarse en el lugar adecuado para ser expulsado mediante la tos o el estornudo. Según el nuevo trabajo, el H5N1 se encuentra en un lugar del árbol respiratorio desde el cual no podría ser expulsado.

Los dos equipos de investigadores usaron tejidos de diversos tramos del árbol respiratorio humano –que va de la nariz al pulmón– para estudiar dónde se produce la infección.

Los científicos ya sabían que el virus de la gripe aviar utiliza un punto de penetración específico en las células que infecta, mientras que el de la virus humana emplea otro. El grupo de Kawaoka halló que el punto de penetración del virus de la gripe aviar aparece principalmente en células pulmonares, y sólo raramente en las de tramos más altos del árbol, como la nariz o la tráquea. En estos tramos más altos predominan las células con el punto de penetración que busca el virus de la gripe humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *