Componentes del vino tinto pueden ayudar a prevenir y tratar enfermedades periodontales, según un estudio

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Los componentes que existen en el vino tinto pueden ayudar a prevenir y tratar las enfermedades inflamatorias periodontales, según un estudio de la Universidad de Laval (Canadá) que se ha hecho público durante la reunión anual de la Asociación Americana de Investigación Dental que se celebra estos días en Florida (Estados Unidos).

Los expertos explican que la periodontitis es una enfermedad infecciosa progresiva que afecta a las encías y a los huesos que rodean y dan soporte a los dientes, a menudo causando que éstos se muevan y que se produzca su pérdida permanente. Alrededor del 15 por ciento de los adultos de entre 21 y 50 años y el 65 por ciento de los adultos de más de 50 años padecen esta enfermedad.

En años anteriores, los beneficios del consumo de frutas frescas y vegetales de hoja verde así como determinadas bebidas, sobre todo el té verde y el vino tinto, se han asociado con una menor incidencia del cáncer y la mortalidad. Los posibles efectos beneficiosos de estos productos son atribuidos a un amplio rango de componentes llamados polifenoles.

Estudios recientes también han mostrado que el vino tinto y particularmente las semillas de uva, poseen características antiinflamatorias y antitumorales y que evitan la enfermedad cardiaca. Los mecanismos por los que estos componentes fenólicos ejecutan sus efectos protectores incluyen las propiedades antioxidantes.

Los científicos dirigieron un estudio para investigar el papel de los polifenoles, incluyendo aquellos del vino tinto, en la eliminación de los radicales libres liberados por células inmunes estimuladas con componentes de bacterias que causan enfermedades periodontales. Ya que los radicales libres son generados por células inmunes durante la periodontitis, es esencial conservarlas a bajos niveles para mantener unas encías saludables.

Sus resultados indican que los polifenoles del vino tinto modulan varios componentes inflamatorios liberados por los macrófagos, un tipo de células inmune, en respuesta a estímulos bacterianos. De forma específica, los polifenoles eliminan e inhiben la producción de radicales libres por los macrófagos al controlar las proteínas intracelulares que participan en su liberación.

Según los científicos, estas propiedades antioxidantes de los polifenoles del vino tinto podrían ser útiles en la prevención y tratamiento de las enfermedades periodontales inflamatorias así como en el caso de otros trastornos en los que participan los radicales libres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *